domingo, 28 de marzo de 2010

DOMINGO DE RAMOS



"Hosanna al Hijo de David
bendito el que viene en nombre del Señor, el rey de Israel"

Jesús:
Hoy mucha gente vino a Misa,
los templos estaban llenos,
traían sus ramos,
te aclamaban como como el Rey
que entra triunfante a Jerusalén.

Pugnaban por entrar en tu casa,
no les importaba el calor,
o el riesgo de un temblor,
solo pedían un poco de agua bendita
para el ramo que llevarían a sus casas.

¡Qué maravilloso es ver el templo lleno!
y oir el canto de los fieles que a voz en cuello te cantan "Tu reinarás"!
¡Qué impresionante es ver las colas en los confesionarios,
con gente que acude a pedirte perdón de sus pecados!

¡Qué hermoso es ver a muchos hermanos
que se acercan a comulgar!

Pero recién hemos comenzado...
Muchos de ellos no te acompañarán
en tu Cena, en tu Muerte y Resurrección;

Por eso
hoy te elevo mi oración
por aquellos que en sus campamentos y sus viajes
te negarán y te olvidarán;
por aquellos que un día, de la mano de sus mamás,
te aclamaron con su ramo en la mano
y hoy eres un recuerdo del pasado,
que preferirían borras de sus memorias;
por aquellos que antes te cantaron y te sirvieron
y ahora les eres indiferente.

Tú diste tu vida por ellos y por todos,
por ellos y por todos sufriste en Getsemaní,
por ellos y por todos soportante tu pasión;
por ellos y por todos pediste el perdón en la Cruz.
que no te quedes muerto y sepultado
en la vida de nadie;
que un día resucites en el corazón
de todos los que en algún momento
llevamos ramos de olivo.

Que un día
los que hoy te aclamamos "Hosanna al Hijo de David"
podamos participar
en el banquete de tu reino,
por toda la eternidad.

No hay comentarios: