viernes, 2 de abril de 2010

PRIMERA PALABRA: PADRE, PERDONALOS PORQUE NO SABEN LO QUE HACEN


¿Para cuantos que están en este hospital ha llegado la “hora de la verdad”?
¿Cuántos que están allí, postrados con cáncer saben que se acerca la hora de rendirte cuentas, Señor?
Si camino por las puertas de los cuartos pienso ¿Cuántos estarán lejos de ti Señor? Y me pregunto ¿Tendrán tiempo y oportunidad de pedirte perdón, de llamar al sacerdote para poder ponerse en paz contigo?
Muchos de ellos habrán llevado una vida lejos de ti, algunos cargando culpas “inconfesables”, pecados que habrán hecho daño a ellos y a otros, faltas de las que no han querido arrepentirse porque les proporcionaba un placer al cual es difícil renunciar.
Pero ante el cáncer llega la hora de la verdad, y a veces, con la esperanza de un milagro que les puedes conceder porque eres bueno, retrasan la ocasión de pedirte perdón, corriendo el riesgo de que quizás esa ocasión ya no llegue.
¡Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen!
No supieron lo que hicieron a lo largo de su vida, estuvieron enceguecidos y embriagados por sus pecados, y dejándose llevar por esta vida se alejaron cada vez más y mas de ti.
¡Padre, perdónalos! Quizás ya no tengan tiempo de arrepentirse, o no haya algún alma caritativa que se preocupe de llevarles un sacerdote que les de el perdón y la paz de parte tuya.
Jesús, mira desde tu cruz a todos los que un día te buscaban y te querían como amigo, y ahora, en la enfermedad están alejados de ti. Tú los acogiste con cariño en el Bautismo, los abrazaste con ilusión en la Primera Comunión; y hoy ya ni se acuerdan de ti. Tú has pedido a tu Padre que los perdone, porque Tú ya las has perdonado desde la Cruz
¡Padre, perdónalos!

No hay comentarios: