jueves, 20 de enero de 2011

EL CONGRESO QUE NOS ESPERA


Cuando el 5 de Abril de 1992, en su "autogolpe", Alberto Fujimori anunció que convocaría a un grupo de "destacados juristas" para elaborar una nueva Constitución Política del Perú, yo le creí y aplaudí esta idea. En realidad muchos le creímos. A mi me pareció una buena opción el convocar a gente de Derecho (pensaba en varios de nombres de los "posibles convocados") para esta delicada tarea: seguro harían una Constitución muy bien pensada, teniendo en cuenta todos los elementos de la Ciencia Jurídica y en especial el Derecho Constitucional.
La realidad fue otra. No se convocó a ningún grupo de juristas, sino a un Congreso Constituyente, en el cual, valgan verdades, estuvieron presentes profesores de derecho como Jorge Avendaño, César Fernández Arce, Carlos Torres y Torres Lara, entre otros, quienes elaboraron la Constitución que fue aprobada vía Referendum.
Sin embargo, la realidad se tornó cada vez peor: los Congresistas que hemos tenidos desde 1995 han dejado mucho que desear: gente de la farándula o del deporte que aporta muy poco o nada al país, personas envueltas en escándalos familiares, sociales y políticos, gente interesada en tener dinero ("juro por Dios y por la plata", transfugas). Es verdad que en épocas anteriores a 1992 hemos tenido escándalos parlamentarios (¿recuerdan la pelea entre Fernando Olivera y Rómulo León Alegría en la década de los 80?), y no solo en el Perú sucede esto, sino en otras partes del mundo (recuerdo las "broncas" televisadas en el Congreso de algún país asiático); y con el Congreso que posiblemente se elija el 10 de abril parece que las cosas irán de mal en peor.
Les invito a leer y escuchar a través de los medios de comunicación los comentarios que se hacen sobre las listas parlamentarias. Coincido con aquellos que señalan que se está desperdiciando la gran oportunidad de mejorar el Congreso al incluir en la lista a gente de la farándula (¿Dios mío, que hará el comentarista deportivo Gian Carlo Vacchelli, "Angelito" o Pepe Vásquez en el Congreso?); deportistas, familiares del líder político, y otros "personajes" cuyos pasados políticos son destapados por los medios de comunicación.
Con esto no minimizo la capacidad de las personas, puedo equivocarme en el juicio que emito sobre los candidatos ¡ojalá asi sea!. Leía en la universidad un texto que decía que cualquier persona puede legislar aunque se dedique a la "cartomancia". Pero creo que, si de verdad se "ama al Perú" debe de buscarse a la "mejor gente", y no a cualquiera que jale votos.
En 1992 yo creí que las cosas iban a mejorar en el Poder Legislativo. Me equivoqué, o mas bien, fui engañado como muchos peruanos.
¡Y todo en nombre de la Democracia!

No hay comentarios: