miércoles, 1 de enero de 2014

CASCANUECES

Todos tenemos tradiciones navideñas, ritos y celebraciones que tenemos para celebrar el nacimiento de Jesús; algunas muy religiosas y otras no tanto (sin que por esto sean malas).
Yo también tengo las mías: preparar el nacimiento de mi casa (que hago desde que tengo siete años) en los días previos; el 24 de Diciembre la Misa de Gallo, la oración familiar a medianoche, la cena Navideña (el menú puede variar según el gusto de los comensales) ambientada con villancicos, y el concierto de Navidad de Corelli que escucho a solas en mi cuarto antes de dormir; el día 25 la Liturgia de las Horas, la Misa del día de Navidad, un poco de descanso (después de una noche en la que se duerme poco); y ver o escuchar el ballet "Cascanueces".
Un ballet ¿tradición navideña?
Bueno, no toda tradición navideña tiene que ser espiritual, litúrgica o gastronómica. También las hay de tipo cultural: algunos verán el "Cuento de Navidad" de Dickens u otro clásico del cine Navideño (algunas películas son unas auténticas "bombas lacrimógenas"), yo prefiero ver este ballet.
"Cascanueces" es un cuento navideño, al que Pior Ilich Tchaikovski le puso música y se ha convertido en un clásico de Navidad. Pueden leer una reseña de esta obra en http://es.wikipedia.org/wiki/El_cascanueces.
Recuerdo que, el 1 de Enero de 1981 volvíamos de celebrar el cumpleaños de mi abuelito Armando en el Callao, y en Panamericana Televisión (Canal 5) presentaron este ballet a las 8.00 p.m., en la versión que Mikhail Baryshnikov hizo para la televisión en 1977. La historia me gustó (además era la primera vez que veía un ballet en serio), pero el final (que me desconcertó) no era el de los clásicos cuentos de hadas: Clara, la protagonista, no se casa con el Príncipe Cascanueces, sino que todo ha sido un sueño.
Años después he vuelto a ver la versión de Baryshnikov a través de Pax Tv, con motivo de Navidad (y también de Epifanía). Y gracias a la televisión y al internet he podido ver otras versiones de este ballet de ambiente navideño; gustándome de modo especial la que en se hizo en el Royal Opera House en el 2008 y que, por comprensibles cuestiones de derechos de autor, ya no se encuentra disponible en forma completa en www.youtube.com
Hoy, 1 de Enero, aprovechando este día de descanso, he visto "Cascanueces", al igual que hace 33 años, en compañía de mis padres, solo que esta vez vimos la versión que se hizo en el Teatro de Bolshoi (Rusia) en 1987. Realmente, una obra de arte que vale la pena verla y apreciarla. Mientras la veíamos no dejábamos de dar nuestros comentarios sobre el baile, la escenografía, los aplausos del público, y lo que les gustaría verlo a algunos de mis familiares, en especial a mi sobrina Romina quien, a sus 6 años, ya la ha visto en vivo en el teatro y le ha gustado.
Sería bueno que a los niños y jóvenes se les enseñara a apreciar la música clásica, el ballet, la ópera; al igual que otros géneros musicales y otras expresiones de arte. Recuerdo mucho que, yendo de campamento con los acólitos de Desamparados, les puse un cassete de música clásica, y el chofer de la cúster que nos llevaba me preguntó "¿qué grado de instrucción hay que tener para apreciar la música clásica?", yo le respondí que "ninguno, basta con que le guste". Y de eso se trata, de escuchar con atención y sin el prejuicio de que es "abrurido" este estilo de música (y también de baile y canto) que me enseñaron a apreciar y a querer desde que era un niño.
Por mi parte, les invito a ver "Cascanueces" en la versión que vi una noche como esta hace 33 años, haciendo click aquí, y que he estado escuchando (y viendo por partes) mientras escribía este artículo.

¡FELIZ AÑO NUEVO!