sábado, 25 de diciembre de 2010

NACIMIENTOS

Iglesia de San Agustín.

Desde que San Francisco de Asís en el siglo XIII tuvo la idea de recrear el nacimiento de Jesús, se han construido muchos "belenes" de diversos gustos y estilos, unos mas tradicionales y otros mas "inculturados".
Cuando pensaba en este post se me venían a la mente los nacimientos que he visto en las iglesias, sobretodo las antiguas que tienen imágenes traidas de España o fabricadas en la colonia (desde niño mi mamá me ha llevado a visitar los nacimientos de las iglesias, sobretodo los de Desamparados y María Auxiliadora); los nacimientos e imágenes que teníamos en mi casa y en las casas de algunos familiares. Muchas familias conservan con mucha devoción imágenes que fueron de sus antepasados (una de mis tías conserva un Niño Jesús que fue de mi tatarabuela).
En esta Navidad comparto con ustedes las imágenes de algunos de los nacimientos que he visitado. Como decía mi papá en el almuerzo del día de Navidad, para hacer un nacimiento solo hace falta imaginación. Y agradezco a Dios que me haya dado imaginación desde que era un niño, para construir el Nacimiento de mi casa desde que tenía 7 años hasta el día de hoy.

Iglesia de las Nazarenas.

Iglesia del Monasterio de Jesús María y José.

Nacimiento de mi casa.


Parroquia de Nuestra Señora de los Desamparados, Breña.

Iglesia de la Merced.

Catedral de Lima.

Iglesia de San Pedro de Lima.

domingo, 19 de diciembre de 2010

QUE LINDO SI TODO EL AÑO...


"La gente se quiere mucho
el día de Navidad,
que lindo si todo el año
la gente se quiera igual..."
Palito Ortega.

Ya estamos "ad portas" de la Navidad. El ambiente navideño (adornos, villancicos, propagandas de todo tipo) nos indican que esta fiesta esta cercana. Y con este motivo en muchos lugares se han organizado diversas actividades para darles un poco de alegría a la gente que por diversas razones (pobreza, enfermedad, encarcelamiento, etc.). Y es que, en Navidad todos queremos que el mundo sea mejor, que no hayan problemas, enfermedades, dificultades, porque si hay alguna de estas cosas no hay "espíritu navideño", o mas bien no hay Navidad.
Muchas veces este tipo de ideas provienen de esta sociedad de consumo: si no comes esto, o no tienes tal regalo, no hay navidad. No. Navidad es Jesús, el "Dios con nosotros" que se hace hombre para que todos seamos hermanos.
Y en esa clave, quiero leer las diversas obras sociales que he visto hacer en estos días: la semana pasada los jóvenes de mi parroquia se fueron a llevar regalos a los niños de un asentamiento humano en el Rímac. Esta mañana tuvimos la visita de niños de un sector de la parroquia de Nuestra Señora del camino, por un cerro de Yerbateros, en El Agustino: fue impresionante verlos bajar de un carro que los llevó a Breña, con su ropa que reflejaba su pobreza, con su calzado empolvado, y acompañarnos en la Misa de 10 a.m. para después pasar al salón parroquial donde los jóvenes que hace casi un mes se confirmaron les animaron con dinámicas, cantos, actuaron para ellos y les dieron regalos que días antes la comunidad parroquial había donado. En la tarde leía en la página web del diario "La República" (http://www.larepublica.pe/archive/all/domingo/20101219/18/node/311426/todos/1558) como hay personas que la misma noche de Navidad se la pasan llevando comida a la gente abandonada, o recibiendo en su casa a niños sin familia. Por la noche Alonso me comentó que había estado con el MEJ (Movimiento Eucarístico Juvenil) de la Parroquia de San Pedro de Lima, en la localidad de Jicamarca, Huachipa, llevando la alegría de la Navidad a los niños de una zona donde no había ni luz; mas tarde Alex, también de la misma parroquia, me decía que la condición social de esa gente era terrible, ellos llegaron por la noche a San Pedro, cansados, enterrados (tenían que ir por el Cerro Camote), pero contentos. Y así como ellos, muchos más harán lo mismo.
Que bueno sería si todos los días hubiese gente que no tenga que esperar a que sea Navidad u otra fecha para dar alegría a otros. Que bueno sería si cada día fuera Navidad para acordarnos y hacer algo por aquellos que sufren. Muchos de estos jóvenes de confirmación de las parroquias que en estos días están ayudando a los demás se quedarán impactados al ver la pobreza de otras personas y su testimonio de católicos confirmados lo darán haciendo, lo que esté en sus manos, para que esa realidad dolorosa de pobreza e injusticia cambie.
Antes veía la Navidad en clave muy "espiritual" (?); pero, al ver a estos jóvenes cansados y contentos después de dar un poco de alegría a tantos que por una u otra razón no la tienen, pienso que ellos y muchos otros, hacen presente a Jesús entre nosotros, y van construyendo, de a pocos, el Reino que Jesús trae al mundo con su nacimiento.
¡Qué bueno si todo el año la gente hiciera lo mismo!

Nota: La foto pertenece a mi amigo Alex Cruzado, Acólito e integrante del MEJ de la iglesia de San Pedro, a quien le agradezco que haya compartido conmigo esta experiencia fascinante.

jueves, 9 de diciembre de 2010

PRIMERAS COMUNIONES


En estos días y sobretodo ayer, que fue la Solemnidad de la Inmaculada Concepción de la Virgen María, se han tenido las primeras comuniones de muchos niños.
Me da mucho gusto ver a los niños tan bien vestidos para esta ocasión: algunos con su camisa blanca, su corbata y su pantalón oscuro, las niñas vestidas de blanco, otros con terno y hasta vestidas de novia, otros con túnica (algunas hasta con un escapulario que imita en lago a la antiguas casullas); la mayoría lleva una azucena blanca para recordarles la pureza del corazón, otros llevan, además, un rosario y un misal que en la ceremonia no emplearán para nada. Todos estos elementos, algunos simbólicos y otros insignificantes, nos dicen que estamos ante una ocasión especial. Por supuesto que los papás están emocionados de ver a sus hijos tan angelicales y los fotógrafos y filmadores (algunos realmente impertinentes) aprovechan la ocasión para hacer negocio dentro o fuera del templo. Hay que reconocer que este acontecimiento, como muchos acontecimientos religiosos, tiene sus costumbres y elementos folklóricos que difícilmente se suprimirán, y a veces sólo nos queda hacer que estorben lo menos posible a los que queremos vivir esta celebración.
La Primera Comunión es la "primera" de las muchas veces que vamos a recibir el Cuerpo de Cristo en la Eucaristía, por eso es la preparación (larga y tediosa a veces), para tomar conciencia de a quien se va a recibir, despertar la fe de los niños (y también de las familias), dar una instrucción cristiana a los niños, etc. Existen diversas modalidades: se aprovechan las clases de religión de los colegios, las "catequesis tradicionales" de las parroquias, la "catequesis familiar" (programa en el que se prepara a los padres de familia para que ellos preparen a sus hijos), las preparaciones particulares... Algunos programas tienen buenos resultados y otros deben trabajarse con mas cuidado.
Yo he sido catequista de Primera Comunión y he ayudado en algunos programas de catequesis dando jornadas a los niños y una de las cosas que he ido aprendiendo con el tiempo es que, mas que enseñar "religión" o el "Catecismo" a los niños, se trata de suscitar la amistad de un niño con Jesús, porque de lo contrario podemos estar formando "cristianos sin Cristo". Al respecto me resulta impresionante la anécdota que, en un curso de Biblia, contaba el P. Manuel Díaz Mateos, S.J.: Una pareja de esposos le pidió que evaluara a su niño, para ver si estaba preparado para hacer la Primera Comunión; el padre le preguntó "Te han hablado de Jesús de Nazareth", el niño dijo "No", entonces el padre le dijo: "¿de qué te han hablado entonces?", el niño dijo "de los mandamientos, de los sacramentos". No digo que haya que descuidar la doctrina y el catecismo, pero si eso no va de la mano con la amistad de Jesucristo lo único que hará un niño con la Primera Comunión será "graduarse en catecismo".
He visto a muchos niños acercarse con ilusión a comulgar, los he visto rezar y prepararse con mucho recogimiento, los he oído hablar de Jesús como quien habla de un amigo vivo y presente en sus vidas. Y también los he visto agradecidos con Dios, con sus padres y con sus catequistas. para un catequista no hay mayor recompensa de todo este trabajo que la mirada agradecida de un niño que hace su Primera Comunión; y si ese niño ha sido "terrible" y está feliz con Cristo, la alegría del catequista es doble, lo digo yo que he experimentado eso.
Sin embargo ¿qué hacemos para que eso no sea "flor de un día", o un simple "recuerdo de la infancia"? Yo se muy bien que por más que le hablemos de Jesús a un niño, que hagamos que sean amigos y que el niño sea capaz de dar hasta la vida por Él, todo eso quedará en el olvido si es que el ambiente familiar no propicia que esa amistad vaya aumentando con la segunda, tercera, cuarta, mil Comunión, con la asistencia a la Misa dominical, con la oración y la frecuencia a los sacramentos; o por lo menos que la familia no le ponga obstáculos. Son pocos los niños que después de la Primera Comunión participan de la vida parroquial en los coros, la catequesis de perseverancia o como acólitos; también son pocos los que van solos a Misa y menos los que van con sus familias, más aún si los padres "nunca tienen tiempo". Los argumentos por los que un niño (y con mayor razón un adulto) no "puede" ir a Misa un domingo son por demás falaces: "no hay tiempo" (¿Tan ocupado estás?), "tengo que estudiar" (¿Todo el domingo desde las 6.00 a.m. hasta la medianoche?), "la parroquia está lejos de mi casa" (en provincia puede que eso sea verdad, pero en Lima hay templos cerca en todas partes), "no hace falta ir a la iglesia para hablar con Dios" (¿ese argumento es válido o encubre una falta de interés?)... Yo creo que si la amistad de Jesús nos interesa nos daríamos tiempo para celebrar la Misa dominical, aun cuando estemos "muy ocupados" o "la parroquia esté lejos de casa".
Por eso, cuando un niño hace su Primera Comunión me entra un sentimiento de nostalgia, no solo porque ya no lo veremos en la catequesis dando vida y alegría a la parroquia, sino porque quizás se aleje de Jesús y no le busque con la ilusión e inocencia de la primera vez. Cuando pienso en eso, solo me queda tener fe en que la obra de Dios no caerá en saco roto y que la semilla de la fe, que un día sembramos en el corazón de un niño, germine y de frutos, quizás no lo veamos, pero el Señor sabrá recompensar el esfuerzo que hicimos de llevar el Evangelio.

domingo, 7 de noviembre de 2010

GOCE: VEINTE AÑOS DESPUÉS


"El tiempo no es ni largo, ni corto,
es solamente tiempo".
Salvador del Solar en el discurso de graduación el 10 de Agosto de 1994.

Han pasado ya veinte años, cuando un Miércoles 7 de Noviembre de 1990, estando en segundo ciclo de Derecho, mi promoción, cuyo nombre de batalla era "GOCE" (no pongo el nombre completo para no escandalizar a algunos de mis lectores, acostumbrados a leer en este blog artículos de "espiritualidad"), iniciaba su participación en las tradicionales Olimpiadas de Derecho, participando en el desfile y el scketch inaugural.
Días antes de la presentación la promoción se había reunido para tratar lo del scketch y designar quienes iban a hacer los papeles. La última reunión se tuvo un Lunes 5 de Noviembre (no asistí porque tenía clase de Derecho Penal 2 con el Dr. Javier Aguirre Chumbimuni) y había decidido no participar. Al día siguiente, Martes 6, Manuel Barrios (con quien, hasta ese entonces, nunca había hablado) se encargó de convencerme a participar en el scketch. Quedará en el misterio como se les ocurrió hacer actuar a un alumno tan silencioso como yo.
El Miércoles 7, por la mañana nos escapamos de la clase de Derecho Procesal Civil 1, que dictaba el Dr. Lorenzo Zolezzi, para irnos a la cancha de la universidad, y ensayar nuestro scketch. Hicimos una parodia del programa de moda de ese entonces: "Fuego Cruzado", conducido por Mariella Balbi y Eduardo Guzmán. Los actores eramos: Salvador del Solar (quien después se convertiría en actor de cine, teatro y televisión); Paul Duclós (hoy diplomático del Perú en el Japón, quien hizo el papel de Mariella Balbi), Magaly Báscones, Kiko Felices y este servidor. Se hizo también una parodia de un detergente en el cual participaron Hector Calero y Jaime Morales, parodiando a Paquito Avendaño (No se porque nos agarramos con Avedaño en nuestros dos scketchs de 1990). El libreto estuvo a cargo de Christian Stein.
El ensayo fue muy gracioso: ver a Paul Duclós entrando con la música del programa de "Las Gatitas de Porcel" era realmente "ultra hilarante"; recuerdo que teníamos que suspender el ensayo para reírnos a "mandíbula batiente", de tal modo que, de tanto ver el baile, a la hora de la actuación ya no nos causaba risa, pero a los demás espectadores si. Durante el ensayo Magaly Báscones (que hacía el papel de mujer de mala vida) no le ponía fuerza al personaje, por lo que le decíamos "Magaly ponte mas achorada".
Y llegó la hora del desfile. Estaba de moda la polémica que se había desatado en torno a la planificación familiar, así que nuestro scketch tocaba ese tema. Para el desfile varias de mis amigas llevaron trajes de maternidad, Ana Cecilia Serpa desenpolvó su uniforme escolar, Manuel Barrios salió con peluca y un vestido color lila, Patricia Yepez se disfrazó de coneja... Minutos antes, en un salón de clase, Salvador del Solar nos enseñaría la barra con la que se inmortalizó nuestra promoción en la Universidad, y sobretodo en nuestros corazones: "¡Ay, ayayay, sube baja Goce, ay!"
Después del tradicional desfile desde la Facultad de Derecho (que aun no terminaba su construcción) hasta el campo deportivo, pasando por la calle principal de la Universidad, la fachada del CAPU, la Biblioteca, la Facultad de Educación y la Facultad de Estudios Generales Letras (de la cual no hacía mucho tiempo habíamos salido) llegamos al campo deportivo, donde presentamos nuestro scketch de "Fuego Cruzado". La poca experiencia hizo que los diálogos se hagan en vivo lo cual tenía el problema del traslado de los micrófonos (para los siguientes desfiles, al igual que todos, grabábamos un cassette para las voces y efectos especiales). Pero lo malo vino cuando nos dimos cuenta de que algunos de nuestros diálogos pecaban de vulgares (en ese momento deseaba que me trague la tierra) y, si no fuera por que la presentación de la promoción de primer ciclo estuvo peor que la nuestra (donde el Dr. César Landa hizo el ridículo vestido de bebito), hubiésemos quedado en último lugar.
Pese a aquel incidente, nació lo que se llamó la "Leyenda de Goce Campeón", leyenda que comenzó a hacerse realidad en las diversas competencias deportivas que se desarrollaron hasta el sábado 24 de Noviembre de 1990; y que se cristalizó en las Olimpiadas de 1991 y 1992 (y casi en las Olimpiadas de 1993). Pero sobretodo nació un grupo de amigos, con quienes aprendí a compartir la alegría de la juventud, a tocar la gloria del triunfo en cada partido, a sentirme parte de un equipo ganador...
Han pasado veinte años de aquel día. Unos dirán "¡cuánto tiempo!", otros dirán "Parece que fue ayer". Como dijo Salvador del Solar, el tiempo no es largo ni corto, es solo tiempo. Y el tiempo no ha borrado ni los recuerdos que guardo en el corazón, ni la amistad y el cariño que tengo a todos mis amigos de GOCE, a quienes encomiendo en mis oraciones, y a quienes espero ver pronto, ojalá reunidos, para acordarnos de aquellos tiempos en que éramos traviesos estudiantes de Derecho.

¡Ay, ayayay,
ayayayayayayay
sube, baja, Goce, ay!

Nota: Quizás los que estuvieron presentes en aquel scketch se darán cuenta que he omitido algunos detalles. Pero, por favor, comprendan: este blog también lo leen niños y acólitos de Desamparados y de San Pedro, así que tiene que ser "apto para todos".

sábado, 30 de octubre de 2010

DÍA DE LA CANCIÓN CRIOLLA


Estamos finalizando el mes octubre, en el que hemos celebrado al Señor de los Milagros. La fiesta de fe en torno a Cristo se hace fiesta del pueblo que canta su música y come la comida de esta tierra limeña. Ha sido una gran iniciativa tener esta ultima semana del mes la “Semana de Lima”, que ojalá se vaya fomentando año tras año.
Y para cerrar este mes con "broche de oro", mañana celebramos el “Día de la Canción Criolla”. A los personajes conocidos como Chabuca Granda, Felipe Pinglo Alva, Jesús Vásquez, Eva Ayllón, el “Zambo” Cavero, Jesús Vásquez cuyos nombres y voces sonarán hoy, quiero recordar a otros personajes de nuestra música que, quizás por ser un poco antiguos, están siendo olvidados y cuyas grabaciones he escuchado siendo un niño en la casa de mi tío Miguel en el Callao. Se me vienen a la mente el nombre de Jorge Huirse, Filomeno Ormeño y Lucho de la Cuba y canciones como “Compañera mía”, “Silvia”, “Hace tiempo”, “La canción del carnaval” y otras cuyo título desconozco, pero cuyas melodías resuenan en mi mente.
Es verdad que en los últimos 30 años se está introduciendo cada vez más el “Halloween” (recién conocí esta fiesta en 1980 y cuando al año siguiente quise salir con mis hermanos a pedir dulces por las calles el “Día de las brujas” mi papá nos dijo: “Déjense de tonterías”); al que algunos "sincretistas" han querido fusionarlo con nuestra fiesta haciendo un “Halloween criollo” (un auténtico "huevo frito en un ceviche"). Creo que es necesario hacer un esfuerzo por revalorizar nuestro "Día de la canción Criolla", sin tener que satanizar el Halloween con argumentos que apenas convencerán a algunos, o pretender disfrazar a nuestros niños de santos (en ese sentido concuerdo con Pedro Lamet en http://blogs.21rs.es/lamet/2010/10/19/ninos-vestidos-de-santos/); ya que, de lo que se trata, es de rescatar y revalorizar (cuanto mas en este mes de Octubre en el que el ambiente es propicio para esta celebración) nuestra música, nuestras comidas y nuestra fe, mediante una adecuada difusión en los medios de comunicación y realizar concursos y festivales en los colegios (me ha dado mucho gusto que en el Nido de una mis sobrinas les han hecho llevar con este motivo un dulce criollo y que el Colegio de La Inmaculada, que está a la espalda de mi casa, hayan hecho un festival criollo). No necesitamos buscar motivos importados para tener fiesta.
Les invito a escuchar algunas de esas piezas musicales antiguas que he oído de niño, haciendo click en los links que están mas abajo. Las interpretaciones se hacen con orquesta, piano y buenos cantantes, y, bueno, se oyen como un disco viejo (de esos de carbón que se rayaban cuando se manipulaban mucho). Sin embargo, cada vez que los escucho vienen a mi mente las “viejas calles limeñas” que recorro en este mes de Octubre acompañando al Señor de los Milagros.

viernes, 29 de octubre de 2010

A TI VENIMOS EN PROCESION - 2

Hace un año publiqué un artículo, con este mismo nombre, en el cual compartía mis impresiones acerca de la procesión del Señor de los Milagros.
Ayer asistí a la procesión y aproveché para captar algunas imágenes en la Av. Alfonso Ugarte con mi "camarita de juguete". Las comparto con ustedes meditando en dos cosas: por un lado el espíritu de fiesta, que se vive en Lima en esta ocasión; y, por otro lado, el hecho de que Jesús sale al encuentro de todos los asistentes: de los devotos y curiosos, de los que lo buscan con sinceridad y de los que van solo por cumplir una tradición; pero en todos los casos hay que tener los ojos bien abiertos para darnos cuenta que el Señor pasa a nuestro lado y, como a los discípulos de Emaús, nos hace arder el corazón.

Mis amigos del Colegio "Hermano Anselmo María", preparando su alfombra floral.

A pocas cuadras las anticucheras y picaroneras (me faltaron los vendedores de turrón).

El cruce de las Avenidas Uruguay Alfonso Ugarte, donde siempre encuentro la procesión del Señor de los Milagros el 28 de Octubre desde que era un niño.

Las alfombras florales del Colegio "Guadalupe" y de "Cesca".

El Señor de los Milagros en el local del Partido Aprista. (Cuando uno es bajo de estatura como yo es difícil tomar fotos de lejos).

El tradicional Homenaje de Hipermercados Metro. Canta Nicolle Pillman y acompaña Mons. Raul Chau.

Homenaje de los cantantes Nicolle Pillman y Ronnie Zuzunaga. (Lo repito una vez más: la música criolla me da mas devoción en la procesión que la música litúrgica).

Ya se acerca el Señor.

Y la gente comienza desplazarse.

El comienzo de la Av. Venezuela. Al fondo la parroquia de Nuestra Señora de los Desamparados, donde ayudo.

Globos al aire.

El estrado del Colegio "Hno. Anselmo María". Junto con las autoridades del Colegio el Alcalde de Breña y su esposa. (En el 2007 asistí con el Párroco de Desamparados y los acólitos a este homenaje).

A una cuadra de la procesión, el "Cuy Mágico" ganándose la vida (o mas bien ganándole la vida a su dueño).

Pasó el Señor y la gente comienza a desplazarse.

Pasó el Señor y se dirige al cruce de las Avenidas Alfonso Ugarte y Bolivia. La imagen de la Virgen de la Nube.

Les invito a ver el video que ha preparado mi amigo Víctor Atausupa, S.J., en http://www.youtube.com/watch?v=1waifWKzGHA

jueves, 21 de octubre de 2010

MI PRIMERA VEZ


Cuando tenemos la experiencia de “la primera vez” en cualquier actividad de la vida, casi siempre sabemos de que se trata y como hemos de proceder; pero cuando nos encontramos en la cancha, lo más probable es que nos sintamos mas perdidos que “cuy en tómbola” (no se porque últimamente tengo simpatía por estos animalitos) y las cosas no siempre salgan de la manera como nos las imaginamos.
Recuerdo que, en un scketch de Olimpiadas de Derecho de la Católica, sacaron una parodia titulada “Un abogado Virgen” (presentado con una voz en off imitando a Iván Márquez el mismo que en 24 horas decía “También viene”), en la que se presentaba la historia (o mas bien la histeria) de un joven abogado recién egresado de la universidad que comenzaba a litigar en el Poder Judicial y bueno, como ustedes se imaginarán, el hombre se encontraba bastante perdido en semejante mundo.
Pues bien, aunque ya llevo 11 años en este “negocio” de ser abogado, nunca había tenido la experiencia de asistir a un juicio oral en materia penal en vivo y en directo (solo alguna vez vi una escenificación en un video en la Universidad donde Marcial Rubio hacia el papel de Fiscal). Normalmente no patrocino causas penales (menos laborales, me dan alergia), solo civiles y conciliaciones; pero, por esas circunstancias de la vida, tuve que acompañar al papá de un antiguo acólito que ha sido perjudicado por el Congresista “Come Pollo”, caso que se ventila en la Corte Suprema de la República.
Fue una experiencia interesante con sus dificultades: no me llamaron antes de empezar la audiencia, por lo que, previo reclamo a los encargados, entre a la Sala tarde; me senté en el lugar equivocado, pues por indicación de la asistente de la Corte me senté junto al abogado defensor, cuando mi lugar era al frente, junto al Procurador del Estado (el Director de Debates me indicó que cambie de sitio); no había silla donde sentarme; hablaban de pruebas que yo ni me acordaba ni estaba muy al tanto (el Procurador Adjunto me decía apoye al Fiscal y a lo que decía el Procurador Titular, por lo que tuve que llevarles el amén, “haciendo míos los argumentos del Ministerio Público”); me sentía un poco "en la luna de Paita" tratando de acordarme de normas legales que había estudiado hace casi 20 años y de argumentos que había leído en el expediente muy a la ligera; y por si fuera poco, los periodistas de Canal 9, y no se que canales mas, se encontraban allí presentes (menos mal que las imágenes no aparecieron en ningún noticiero). Como dato adicional les comento que uno de los vocales era el Dr. Víctor Prado (mi profesor en la PUC y Presidente del Jurado en mi grado de abogado) quien me reconoció y me saludó muy disimuladamente con un gesto.
Y aunque “mal de muchos, consuelo de tontos”, debo reconocer que no fui el único que tuvo algunas dificultades en esa audiencia: el abogado defensor estaba inhabilitado por no pagar sus cuotas al Colegio de Abogados (y el Fiscal se encargó de hacerlo público); y el Procurador Adjunto (un Abogado tan joven como yo) se encargaba de "soplarle" algunos puntos al Procurador Titular (un abogado de mayor edad y experiencia).
La primera audiencia fue un poco difícil. La segundo ya fue un poco mas llevadera; espero que las que vengan en los próximos cuatro meses, (según el cálculo del Procurador Adjunto quien, dicho sea de paso, está pendiente de que le renueven el contrato) sean mas manejables.
Al comienzo, cuando oia los descargos del acusado (quien en cierto modo echaba la culpa a cualquiera menos a él) me daba un poco de pena y pensaba “probecito, no falta gente mala que haga alguna trampa en nuestras oficinas”; pero después cuando escuchaba sus contradicciones y argumentos un poco infantiles, y además escuchaba al Procurador Adjunto decir a "sotto voce" “Está mintiendo”; pensé: “No, a mi no me la hacen; no me van a engañar”. Lo que menos se puede, en un caso como este, es ser ingenuo, buena gente o inocente; sino nos ven la cara.
Mi “Primera vez” en la Corte suprema y en un Juicio Oral es (porque aun no acaba: recién comienza) una experiencia que marca y que me abre otras puertas en el quehacer jurídico. Solo espero que esto no me haga perder la confianza en el ser humano quien, aun en estas situaciones y con argumentos poco convincentes, puede estar diciéndonos la verdad y puede cambiar de vida.

Nota: ¿De qué “Primera vez creían ustedes que iba a hablar?

miércoles, 29 de septiembre de 2010

¿HOMENAJE A LA PATRIA O MITIN SOLAPA?


Cada Domingo a las 9.00 a.m. en la Plaza de Armas de Breña se realiza la ceremonia de izamiento de la Bandera al cual asisten los colegios de la zona y algunas organizaciones vecinales. Según el actual Alcalde de Breña, otros distritos siguen este ejemplo. Sin embargo, esta ceremonia no es novedosa para mí: hace mas de 25 años he visto algo parecido en alguna localidad al norte de Lima, la misma que se realizaba los Domingos a las 8.00 a.m.
Terminada la Misa Dominical de la 8 a.m. en Desamparados, suelo salir a dar una vuelta por la Plaza de Armas de Breña (que está a la espalda de la Parroquia) y puedo observar lo que allí sucede. La secuencia de la ceremonia es la siguiente: Himno Nacional, Himno a Breña (no se porqué tengo la impresión de que tiene un olorcillo a ideología y Marsellesa, lo puede oir en http://www.goear.com/listen/001bfda/himmo-a-breña-jose-escajadillojadillo), el discurso de alguna autoridad o personaje invitado, el discurso del Alcalde y el desfile escolar y vecinal. Hay dos detalles que quiero resaltar: por un lado, la presencia de un ex combatiente de la guerra con Ecuador de 1941, quien religiosamente asiste a este acto cívico; y, por otro lado, el enstusiasmo y casi histrionismo de un breñense que canta el Himno de Breña con tal fervor, que a veces uno tiene que contener la risa ante lo que ve (no en vano dicen que la distancia entre lo sublime y lo ridículo es la de un papel de cebolla).
Este Homenaje a la Patria no tiene nada de censurable (a pesar que seguramente los hermanos Evangélicos que tienen su templo en la misma Plaza deben renegar de que cada domingo las marchas y discursos les malogren sus actos de culto). Sin embargo, lo criticable es que, este Acto Cívico se convierte en un mitin "solapa", "disimulado", del Alcalde; y esto se nota cuando las organizaciones vecinales asisten llevando pancartas en favor de la reelección del actual Alcalde, o el Centro de Ayuda para personas con problemas de drogas asista llevando bombos y cornetas haciendo coro con el nombre del Burgomaestre.
No estoy en contra del Sr. José Gordillo, ni de su gestión municipal. De hecho ha mejorado muchas cosas que dejó mal su antecesor. Pero lo que no me parece correcto, es tergiversar las cosas y tener un mitin a su favor cada domingo, sin que le cueste un solo centavo; o que haga un Bingo en la Av. Arica el pasado Domingo 19 de Septiembre, obstaculizando el tráfico (con funcionarios del Municipio en la animación), y se moleste porque otro candidato haga su mitin en el Ovalo de la Av. Venezuela.
Se que estas opiniones pueden disgustar a mucha gente (entre ellos a algunos feligreses de mi parroquia que apoyan al actual Alcalde: ellos están en su derecho a tener la ideología política que deseen). También sospecho que a muchos de mis lectores les puede sorprender que escriba esto (mis artículos anteriores han sido, por lo general mas "espirituales"). Pero en este tiempo de elecciones, y como ciudadano peruano que soy, me parece importante expresar mi punto de vista ante una realidad que observo y que no me parece la mas adecuada. Y lo hago como breñenese de corazón, porque, aunque no resido allí, realizo la mayor parte de mis actividades en Breña, y quiero lo mejor para ese distrito que me acoge con cariño.

viernes, 24 de septiembre de 2010

NEOPLASICAS


Cuando en la Semana Santa pasada escribía mi comentario a las Siete Palabras de Cristo en la Cruz desde mi experiencia de visitar el Hospital de Enfermedades Neoplásicas (a donde fui a visitar a mi tío Julio, recientemente fallecido) no me imaginaba que 5 meses después tenía que frecuentarlo acompañando a mi mamá a quien operaron hace poco mas de un mes de un melanoma uvual (tumor canceroso en el ojo).
Como lo comenté en aquella ocasión, la palabra "cáncer" nos asusta: es casi un preludio de la muerte, de una enfermedad penosa que llena de sufrimiento al paciente y a su familia. La incertidumbre de no saber que tan grave es o cuanto tiempo de vida queda nos llena de angustia. Gracias a Dios la situación de mi mamá fue manejable y, con la ayuda de Dios que ilumina las mentes de los médicos para crear nuevas técnicas en el tratamiento de esta enfermedad, mi mamá se va recuperando favorablemente y ha vuelto a sus actividades ordinarias.
Durante mis visitas a neoplásicas me quede impactado de dos cosas que quiero compartir con ustedes:
1º He podido ver el esfuerzo de la ciencia cuando se trata de salvar una vida. La ciencia progresa, y esto hay que agradecerle a Dios que ilumina, como ya dije, la mente de los médicos y científicos en sus estudios dirigidos a salvar la vida, no solo en lo que se refiere al cáncer, sino también en lo que se refiere a otras enfermedades y malformaciones congénitas. Cuando, por esos días estuve en un "Hospital de la Solidaridad" (para atenderme de una lesión que me hice en el hombro derecho por jugar fulbito con los Acólitos de Desamparados), vi un vídeo sobre la "niña sirenita" (niña que habia nacido con las piernas unidas) y pude ver como gracias al esfuerzo de los médicos de dicha institución fue operada y hoy es un niña normal que juega y hasta baila marinera. Al ver esto me preguntaba: ¿Cómo es posible que haya gente que apruebe el aborto o la eutanasia, cuando la ciencia hace grandes esfuerzos por salvar la vida humana? Me imagino que si alguno de esos defensores del aborto habría visto por una ecografía que la "niña sirenita" tendría las piernas unidas seguramente hubiese aconsejado abortarla "porque tenía una malformación congénita y estaría condenada a no ser una niña normal". Y pensaba en tantos padres de familia que hacen hasta lo imposible por salvar la vida del hijo con malformaciones u otras enfermedades que le dan pocas esperanzas de vida (y hablo de casos de la vida real); en tantas personas que le piden a la ciencia el mayor de sus esfuerzos para salvar la vida de un paciente con enfermedades graves y buscan los medios económicos para poder solventar los gastos que eso genere. Al ver todo esto, yo reafirmo mi opción por la defensa de la vida y mi rechazo al aborto y a la eutanasia; y pienso que cuando hay amor se lucha por salvar la vida, aunque parezca imposible; pero cuando hay egoísmo se busca la fácil salida del aborto o la eutanasia.
2º He visto de cerca el "Vía Crucis" de tantas personas que tienen que sufrir por el cáncer propio o de un familiar. Ustedes no se imaginan lo impresionante que es ver en el Hospital de Neoplásicas a gente consumida por la enfermedad, con sus turbantes y gorros en la cabeza para cubrir la falta de cabello consecuencia de la quimioterapia; algunos de ellos solos, haciendo cola para la atención médica; otros con el rostro deformado (y he visto a uno terriblemente deformado) atendidos por un familiar que lo transporta en silla de ruedas, superando la repugnancia que debe causar el verlo y atenderlo; es impresionante ver como el cáncer no respeta ni condición social ni edad (no se imaginan lo terrible que es ver a niños y jóvenes con cáncer). Y me preguntaba ¿Cómo se puede soportar todo este Calvario? Y la única respuesta que tenía era "Dios". Sin Dios no se puede soportar nada de eso, el tormento se hace imposible. Solo la ayuda Dios nos da fuerzas para afrontar ese duro momento, nos anima a seguir luchando. Y he visto a tanta gente entrar a la Capilla del Hospital en busca del consuelo y la fuerza que solo Cristo Resucitado nos puede dar en el momento. Y puedo decirles, por experiencia propia, que uno puede experimentar la presencia y la compasión de Dios que no es como nosotros, interesado o vengativo; sino que está lleno de misericordia con sus hijos, no importa que tan santos o pecadores seamos.
Por eso les pongo la imagen del Señor de la Divina Misericordia que se venera en la Capilla del Hospital de Neoplásicas de Lima, que, si la ven bien, es una imagen de Jesús que sonríe a los que van a mejorar de su enfermedad, dándoles aliento y fortaleza; y sonríe también a los que pronto dejarán este mundo, para fortalecer su fe, diciéndoles que los espera en el cielo para darles el abrazo que dura para siempre.

lunes, 20 de septiembre de 2010

ECCE MATER TUA


"Allí tienes a tu Madre"

Recuerdo que el primer Domingo de Cuaresma de 1980 fui con mi mamá y mis hermanos a visitar las catacumbas de la iglesia de San Francisco (confieso que esa vez me dio miedo, porque temía que ocurriese algún sismo y quedarme allí; además el interior de la iglesia estaba en reconstrucción a causa del terremoto de Octubre de 1974). No visitamos las catacumbas, pero entramos a la iglesia que está al lado de San Francisco: el Santuario de Nuestra Señora de la Soledad (recuerdo que llegué mientras estaban en la comunión de una Misa y cantaban "Pescador de hombres"). Después en varias ocasiones asistí allí a Misa para pedir por el eterno descanso de algún familiar.
Años después, con la libertad que nos da la juventud y la Libreta Electoral (hoy DNI azul), visité el Santuario haciendo una peregrinación en Semana Santa (visitando los monumentos la noche del Jueves Santo) o entrando al templo por devoción. De aquella iglesia me llamó mucho la atención que tenía, en uno de sus altares, una imagen de Cristo crucificado, realmente impresionante; a cada persona que me acompañaba le hacia ver el rostro del Crucificado en el cual se reflejaba el dolor y la muerte; y al pie de ese Crucifijo, en una urna una imagen de San Tarcisio, Patrono de los Acólitos, a quien le tengo una gran devoción por ser formador de Acólitos.

Después supe que de esa iglesia salía una procesión llamada "Estación de Penitencia" al estilo de las grandes procesiones que hacen las cofradías en Sevilla, España: "penitentes"(caballeros vestidos con el hábito de la confradía y encapuchados) y "manolas" (señoras vestidas de luto riguroso con peinetas y mantillas negras al estilo español) acompañan a la Virgen Dolorosa que bajo un palio bordado e iluminada con muchas velas, recorren las calles del centro de Lima la tarde el Viernes Santo. En estos últimos años he querido asistir a esa procesión, al menos a la última parte, pero como tengo que atender la liturgia en la Parroquia de Nuestra Señora de los Desamparados en Breña no he podido llegar a tiempo (a pesar que este año, acompañado por algunos acólitos, fui en un taxi).

El Santuario de Nuestra Señora de la Soledad fue destruido por un incendio en Junio del 2005. Su reconstrucción tomará su tiempo (y dinero también). Por ahora solo se entra a la sala de Cabildos donde se ha acondicionado una Capilla para la celebración de la Santa Misa. Sin embargo, el pasado 15 de Septiembre, Fiesta de Nuestra Señora de los Dolores el templo estuvo abierto, lo habían acondicionado para los actos de culto. Me sentía impresionado que, en medio de la destrucción, uno podía encontrar a Dios allí. Junto a los daños causados por el fuego se podía adivinar lo que, capas de pintura y restauraciones mal realizadas, esconden a los ojos del Pueblo de Dios. Ojalá pronto podamos ver restaurado ese templo.
Ayer, estuve en la procesión de la Virgen Dolorosa, una procesión mas sencilla que la que se realiza el Viernes Santo, y a la cual quería asistir para rezar a la Virgen por las intenciones que guardo en el corazón. Ojalá que María, Madre nuestra, las presente a su Hijo y nos ponga junto a Él, como nos enseñó a pedir San Ignacio de Loyola.
Les invito a visitar http://www.cofradiadelasoledadlima.com y conocer un poco mas de Nuestra Señora de la Soledad.

miércoles, 1 de septiembre de 2010

ANTE LA MUERTE


Cuando muere alguien siempre solemos reflexionar acerca de nuestra condición mortal, del sentido de la vida, de si hay vida después de la muerte, etc.
En las últimas dos semanas sufrimos la perdida de dos tíos maternos: mis tíos Julio y Arcesio, ambos hermanos de mi mamá, justo en los días en que mi mamá era operada para tratarse un melanoma (cáncer) en el ojo. Como comprenderán fueron días difíciles, no salíamos de una para entrar en otra. Gracias a Dios mi mamá está bien físicamente, pero sufrió mucho por la muerte de sus dos hermanos.
Mi tío Julio nos acompañó mucho durante nuestra niñez y adolescencia, con él fuimos a muchos sitios de paseo, de viaje a Huaraz, nos hemos divertido mucho. Recuerdo cuando cantaba: "Si la rata me dijera..." o algunas canciones para fastidiarnos; o cuando, cada vez que le pasaba un carro mientras el manejaba, decía: "Pasa, pasa calavera de chacra". Siendo ya mayor formó su familia y dejamos de frecuentarnos, aunque de cuando en cuando nos visitaba o nos veíamos en reuniones familiares. La vida no lo trató bien y la muerte llegó después de un cáncer al cerebro que lo tuvo postrado alrededor de seis meses.
Mi tío Arcesio era médico en Comas. Era militante activo del Apra y muy comprometido con el partido (lo cual no significa que la familia comulgue con esas ideas políticas), a tal punto que fue Alcalde de Comas en la década de 1960 y Regidor de Lima cuando Jorge Del Castillo fue Alcalde de esta ciudad. Es más, muchos no saben que mi tío Arcesio fue quien le regaló el terno a Alan García para juramentar en su primer gobierno. Era un hombre muy generoso, un médico entregado a su gente, el "Médico de los pobres" como lo llamaban, disponible cualquier día, a cualquier hora, para cualquier persona. Alejado de la vida política y de la actividad profesional murió como consecuencia de una insuficiencia renal.
Dos hermanos, dos vidas.
Cuando murió mi tío Julio tuve que dirigir y preparar el funeral (mi mamá lo había asegurado en el CAFAE del Ministerio de Educación y, como estaba a punto de ser operada, no podía hacer las gestiones ella misma, así que me delegó esta tarea) acompañando y ayudando a mis primos (los menores de toda la familia Guillén), con la ayuda de otros familiares. Allí pude comprobar lo que ya antes sospechaba por los comentarios de mi mamá en situaciones similares: cuando una persona muere no hay mucho tiempo para llorar, hay que hacer gestiones, preparar documentos, asentar la partida de defunción en la RENIEC, avisar a la familia, contratar funeraria y, sobretodo, tener dinero para pagar los gastos de la última enfermedad y los gastos del funeral. Y si no hay quien ayude estamos perdidos, y no falta gente que, aprovechándose de estas circunstancias, buscan sacar plata por donde sea, sin importar el dolor o la desesperación de la familia. Por otro lado, la experiencia de recoger el cuerpo del difunto del mortuorio de un hospital y amortajarlo es también dolorosa. Mi tío murió en el Hospital Loayza y el mortuorio de dicho nosocomio es realmente desagradable: al fondo del hospital, cerca de construcciones y desmonte, con una puerta a la calle que se asemeja a un callejón, el olor irrespirable... Aunque no tuve que amortajar el cadáver tuve que entrar al mortuorio para hacer una primera oración por mi tío quien yacía cerca a otros difuntos. Y después el velorio, los preparativos para el sepelio, las exequias... Valgan verdades cuando muere un ser querido se necesita de la solidaridad de la familia, no solo para acompañarnos en el dolor, sino para trabajar y hacer gestiones, y organizar todo, porque los deudos ya tienen bastante con el dolor que sufren como para estar pendientes de hacer documentos y trámites en poco tiempo. En ese sentido, tengo mucho que agradecer a mis primos que han ayudado con los trámites, el amortajamiento del difunto, el aviso a la familia (que no son pocos), el servicio del tradicional café, el traslado del sacerdote que dio el responso, la organización del sepelio. Como ven, hubo mucho trabajo.
En la muerte de mi tío Arcesio tuve que representar a mi mamá (quien no podía asistir porque hacía pocos días que había salido del hospital). Antes de partir al cementerio dirigí una oración en la que estuvieron presentes Jorge Del Castillo y Lourdes Flores Nano. Allí les decía que la muerte es el acontecimiento mas religioso que hay, cada quien puede ser creyente "a su manera", agnóstico, ateo; pero ante la muerte nos encontramos "cara a cara" con Cristo, nos enfrentamos a la verdad, somos interpelados por Cristo, y delante de Él ¿se puede seguir siendo agnóstico, ateo, o creer "a mi manera", se puede seguir pensando igual? Yo creo que, frente a la muerte, y frente a la verdad que es Cristo, solo nos queda dejarnos acoger por Él y volver hacia Él que nos espera con los brazos abiertos en la confesión y en la Comunión.
Cuando terminó el funeral de mi tío Arcesio el Domingo pasado, algunos familiares que viven fuera de Lima pasaron por mi casa para visitar a mi mamá antes de volver a sus actividades. La vida continua, y hoy en día ya no se hacen tantos días de duelo como en tiempos de mi abuela. Ya no estamos en tiempos de quedarnos en casa para llorar al difunto durante ocho días, con plañideras incluidas. La vida moderna tiene exigencias y las costumbres van cambiando.
La muerte de mis tíos Julio y Arcesio han sido experiencias de dolor, de solidaridad, de fe. Experiencias muy humanas, en las que Dios se hace presente de un modo muy cercano y en las que hay que abrir los ojos de la fe para ver el "paso del Señor" en estos momentos cruciales de nuestra vida.

jueves, 5 de agosto de 2010

SEMANA IGNACIANA

Pese a que no he escrito últimamente en este blog (no porque no tenga temas, sino porque por diversas circunstancias no me ha sido posible), no he querido dejar de lado el hecho que el pasado Sábado 31 de Julio celebramos en la Iglesia a San Ignacio de Loyola, fundador de la Compañía de Jesús.
Al igual que todos los que participamos de la espiritualidad ignaciana y hemos trabajado con la Compañía de Jesús, es una oportunidad para dar gracias a Dios por San Ignacio y por la obra de los jesuitas quienes, esparcidos por el mundo entero y a través de diversas tareas, difunden la fe y promueven la justicia en el mundo.
Esta semana he compartido con ellos algunas actividades: les ayudé en la celebración de la Ordenación Sacerdotal de 3 jesuitas que presidió Mons. Pedro Barreto, S.J., Arzobispo de Huancayo, el pasado 31 de Julio en la iglesia de San Pedro; asistí a la primera Misa del P. Alejandro Muñoz en la Parroquia de Santo Toribio (donde me bautizó el P. Pablo Urrunaga, S.J., en 1969); y hoy, casí sin planificarlo, estuve en la inauguración de la Exposición de Pinturas del P. José Francisco Navarro, S.J. en la Galería de Arte "Pancho Fierro", en el Centro de Lima.
Debo confesar que en algún momento les tuve miedo. motivado por algunos prejuicios; pero hoy los siento mis amigos, al punto de confiar en ellos no solo como religiosos, sino como personas; bromear con ellos y tratar a varios de ellos, como dicen los jóvenes, como "patas", de "tú a tú".
Y es que para los jesuitas (y de alguna manera también para los que compartimos su espiritualidad) su casa es el mundo, y nada de lo humano les es ajeno. Y estando en el mundo y cerca de todo lo humano (de lo grandioso del hombre y también de sus fragilidades y miserias), es que pueden hacer presente a Dios, amigo de la Vida, que en su Hijo Jesucristo ama a todo hombre, confía en él y apuesta por él. Y esto no lo digo repitiendo lo que otros dicen, sino que es mi experiencia personal.
Tengo mucho que agradecer a los jesuitas, pero en esta ocasión quiero agradecerles la confianza que han depositado en mi al ayudarles en la Ordenación Sacerdotal del sábado pasado, porque con ello han resucitado el entusiasmo y la dedicación que ponía en la celebración de la liturgia cuando trabajaba con ellos en la Parroquia de Nuestra Señora de los Desamparados y que, desde que dejaron la parroquia en el 2008, había quedado en estado de catalepsia.

Una vez más: ¡Gracias, Compañeros de Jesús! ¡Gracias por tanto bien recibido!

Fotografías:
1º Anagrama de la Compañía de Jesús
2º Interior de la Parroquia de Santo Toribio, donde participé en la Primera misa de Alejandro Muñoz, y donde fui bautizado.
3º Cons Mons. Pedro Barreto, S.J. y los Acólitos de San Pedro, después de la ceremonia de Ordenación Sacerdotal.

Pueden ver un video de la ordenación sacerdotal en http://www.youtube.com/watch?v=EsfoOXTww2k

Sobre la exposición pictórica del P. Navarro pueden ver:
http://vallesandiego.com/invitacion.html

http://www.larepublica.pe/cultural/03/08/2010/jesuita-plantea-una-etica-ecologica-traves-de-las-artes

lunes, 21 de junio de 2010

MI PRIMER CUMPLEAÑOS

La celebración del primer cumpleaños es todo un acontecimiento para la familia, mas aún si se trata del primer hijo o del primer nieto: el nacimiento ha cambiado la vida de los padres y también de toda la familia, y mientras el niño va abriéndose a la vida los padres se abren a la nueva experiencia, a un constante aprendizaje. Por experiencia propia se muy bien que con el primer hijo se hacen todo tipo de experimentos: para que duerma, para que no llore, para usar que tipo de ropa, y ni que se diga de las vacunas y las primeras enfermedades (sin contar que las familiares ya mayores, léase tías y abuelas, recomiendan a las madres a repetir con sus hijos los mismos experimentos que ellas realizaron con cierto éxito). A esto hay que añadirles los experimentos que se hacen cuando comienzan a ir al colegio, a hacer las tareas, y hasta cuando van a la Universidad. De alguna manera (y solo de alguna) cuando viene el segundo y el tercer hijo ya los padres están un poco (y sólo un poco) mas preparados, porque nadie les enseña a ser padres y menos de los hijos que les ha tocado. Bien dice mi amigo Enrique Rodríguez que cuando uno compra un artefacto electrodoméstico éste viene con su manual de instrucciones para que funcionen bien y si sale mal se devuelve; pero en el caso de los hijos eso no funciona de ese modo.
Pues yendo al tema del presente post les contaré que cuando yo cumplí un año el acontecimiento pasó a segundo plano: por aquellos días mis padres se encontraban a la espera del nacimiento de mi hermano Dante y, como suele suceder, hay gastos y preocupaciones. Mi mamá dió a luz el 16 de Junio, tres días antes de mi cumpleaños, no sin antes pasar por un parto con relativa dificultad, ya que, debido a que mi hermano no se acomodaba bien para tener un parto normal, mi madre estaba condenada a una cesárea (tengan presente las dificultades quirúrgicas de hace 40 años, hoy en día el "parto normal" es una cesárea: casi todas mis familiares y amigas han dado a luz de esa forma), sin embargo, ya camino al quirófano mi hermano se acomodó, y no hubo necesidad de operación alguna. Mis padres hicieron lo posible para que a mi madre le den de alta pronto y estar el 19 en casa para acompañarme en mi primer cumpleaños.
No se pensaba en realizar ninguna celebración (no creo que hayan estado con muchos fondos ni con mucho físico para ello). Pero mi primer cumpleaños no podía pasar desapercibido, ya que soy el primer nieto del clan Tantaleán Vidaurre. Así que, para matar dos pájaros de un solo tiro mis abuelos Armando y Mercedes, así como mis tíos paternos se aparecieron en la casa llevándome una torta para saludarme y, con mucha sencillez, celebraron mi primer cumpleaños y acompañaron a mis padres y a Dante en la casa. Allí me tomaron una foto con las manos en la torta, primer registro fotográfico de mi afición por los dulces.
Por diversas razones hubo que esperar hasta 1973 para que tuviera una fiesta de cumpleaños, una de ellas fue que mi abuelita Mercedes, mamá de mi papá (y de seguro la mas entusiasmada en celebrar mi primer cumpleaños) falleció el 12 de Junio de 1971 (una semana antes de mi segundo cumpleaños y días antes del primer cumpleaños de Dante). De hecho mi primera fiesta de cumpleaños con la presencia de varios niños (casi todos los asistentes eran casi de la misma edad que yo), torta, piñata, decorado, etc. fue cuando en 1973 cumplía 4 años. De esa fiesta tengo un vago recuerdo y algunas fotos que no encuentro para compartirlas con ustedes. De lo que si estoy seguro es que, en aquel cuarto cumpleaños, no hubo "hora loca".
En estos años he celebrado mis cumpleaños de varias maneras: con fiesta o con sencillez, con alegría y con pena. Quiero recordar a mi tía Adriana quien, cuando cumplí 8 años me regaló la torta que ella misma hizo y que me había prometido meses antes. No imaginé que, 27 años después, el día de mi cumpleaños, ella nos dejaba después de una penosa enfermedad. Sin embargo, ahora me doy cuenta que en aquellas veces en que la pena me embargaba el día de mi cumpleaños por algún acontecimiento doloroso, no me ha faltado una muestra de cariño y de consuelo, sin duda regalo de Dios, que me han alegrado el cumpleaños en medio de todo, como la de los niños que aparecen en la foto.
Con sencillez he celebrado mis 41 años el sábado y el domingo: el sábado la Misa en San Pedro, la reunión y pichanga con los acólitos de Desamparados y almuerzo con algunos de ellos; el domingo almuerzo y lonche con mi familia, y saludos ambos días. Todo me ha servido para pensar que el cariño de Dios, de la familia y de los amigos, siempre es el mejor regalo de cumpleaños que podemos recibir.
Ante esto, con un corazón emocionado solo me queda decir, una vez más: "¡GRACIAS POR TANTO BIEN RECIBIDO!

martes, 15 de junio de 2010

¡SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS, EN VOS CONFÍO!


Corrían los años 60, cuando mi mamá vivía con sus hermanos en una casa de la Av. Bolivia en Breña. Mi tío Modesto, hermano de mi mamá, había acabado sus estudios de odontología y atendía en su casa a algunos pacientes. Un día una señora, ya mayor, le pidió a mi tío que le atienda, pero le dijo que no tenía con que pagarle; él le atendió y no hizo problema por eso. Días después la señora llegó a la casa llevándole un cuadro del Corazón de Jesús y le dijo "Para que Dios le bendiga y nunca le falte trabajo". Tiempo después, el Párroco de María Auxiliadora fue, voluntariamente y sin que nadie se lo pida, a entronizar ese cuadro. Lo curioso es que, en aquel entonces, la entronización del Sagrado Corazón de Jesús en las casas no se concedía con facilidad y las familias debían gestionarlo en sus parroquias. Cuando le preguntaron al Párroco quien le había pedido que vaya a la casa a entronizar la imagen del Corazón de Jesús él respondió que "hacía tiempo que él quería visitar esa casa". Relata réfero ("cuento como me contaron", como dice mi amigo Enrique Rodríguez).
Cuando mi tío Modesto se casó dejó a mi mamá (junto con otra curiosidad de la que hablaré en otro post) el cuadro del Corazón de Jesús, el mismo que ha presidido mi casa tanto en Chacra Ríos, como ahora en Surco.
Ante esa imagen me tomaron una foto en brazos mi madrina cuando tenía dos meses de nacido (lamentablemente no la encuentro para compartirla con ustedes) y mirando al Corazón de Cristo mi mamá me hablaba de Dios, diciéndole como muchos "Papá lindo".
Recién en 1980, asistiendo a la Misa dominical en la Parroquia de San Pío X de Mirones, conocí lo que significaba el Corazón de Jesús: el amor de Dios, manifestado en Cristo Jesús, un Corazón herido por el pecado y que ama ardientemente al ser humano. Poco a poco fui conociendo la historia de esta devoción, de como se apareció a santa Margarita María en el siglo XVII, las Doce Promesas que hizo a sus devotos, la Comunión de los Primeros Viernes (el Corazón de Jesús ha prometido a todos los que comulguen durante nueve primeros viernes de mes seguidos que no morirán sin estar preparados), el impulso de San Claudio La Colombiere y del Beato Bernardo Francisco de Hoyos, el Apostolado de la Oración...
El haber nacido en el mes de Junio (mes del Corazón de Jesús) ha hecho que me sienta muy vinculado a esta devoción, por lo que la he compartido con otros, en especial con los niños del Colegio "Acisclo Villarán Ángulo" quienes asistían conmigo a Misa los primeros Viernes de mes. Y hablando de esta promesa, uno de los hechos que más me ha impactado fue por el año 2000: como Ministro Extraordinario de la Comunión tenía que llevar la Comunión a los enfermos el primer Viernes de Junio, fui a una de las casas que me habían designado (donde ya había ido en otras ocasiones) y encontré a la anciana que tenía que visitar decaída de salud. Pensé que sería una cosa pasajera, le di la Comunión en su cama (otras veces lo hacía en la sala de la casa) y mientras oraba en silencio me percaté de que tenía la medalla del Apostolado de la Oración (Asociación de fieles que difunde la devoción al Corazón de Jesús). No me imaginé que yo le daba la última Comunión. Cuando supe que falleció al día siguiente me acordé de la promesa del Corazón de Jesús y solo pude decir: "Es verdad, Jesús cumplió su promesa".
El año pasado la Solemnidad del Corazón de Jesús cayó en el mismo día que yo cumplía 40 años y, al rezar el Oficio de Lectura de esa Solemnidad, me encontré con el texto de San Pablo a los Romanos 8, 28-39: "a los que aman a Dios todo les sirve para el bien", y de verdad que me impactó muchísimo porque hacia poco que había pasado por un período de turbulencia espiritual, por lo que escribí en este blog el post "¿Quién nos separará del amor de Dios?" que pueden leer en http://manolotg.blogspot.com/2009/07/quien-nos-separara-del-amor-de-dios.html
El pasado Domingo 13 acompañé a los sacerdotes y acólitos de la iglesia de San Pedro en la procesión del Corazón de Jesús que recorre las calles del centro de Lima. Iba, como de costumbre, con mi rollo de peticiones. Sin embargo, durante la procesión y en la Misa que acolitamos en la iglesia de San Pedro el sentimiento que brotaba de mi corazón fue: "Gracias Corazón de Jesús". Y era agradecerle por tanto bien recibido, por tantas muestras de cariño del Corazón de Cristo a través de tantos acontecimientos y personas que pasan por mi vida. No me equivoco ni exagero al decir que, el estar en la procesión y en la Misa de ese día junto a los acólitos de san Pedro y a los sacerdotes de la Compañía de Jesús (a quienes me une una amistad de muchos años) ha sido mi primer regalo de cumpleaños de este año.
Les invito a poner el corazón en el de Cristo, que es confiar en que Dios nos ama profundamente y sin condiciones, que pase lo que pasé, Dios nunca deja de amarnos y, si permite que tengamos dificultades, es porque de todas ellas sacaremos algún bien; que nadie nos separará de su amor, ni siquiera nuestro mismo pecado; y que la única forma de agradecer tanto cariño de parte de Dios es darle el corazón.

¡Sagrado Corazón de Jesús, en vos confío!

P.D.: No quiero terminar este post sin contarles una anécdota: Soy amigo de algunos acólitos de San Pedro y a ellos, como muchos viven lejos, les dan una propina para su pasaje. Pues bien, acabada la Misa el Domingo, saliendo del templo, uno de los acólitos mas pequeños me dijo "Manuel, mi pasaje"; yo le dije "Pídele a tu formador, yo no soy tu formador"; a lo que él me respondió: "No eres mi formador, pero eres mi amigo".

Vean el video de la entrada de la procesión en http://www.youtube.com/watch?v=F7fmSi8HUVk&feature=player_embedded

lunes, 24 de mayo de 2010

LA IGLESIA QUE AMO


Durante mis Ejercicios Espirituales del año 2008 recibí este texto de Juan Arias, tomado de "El Dios en quien no creo", a propósito del tema de "Sentir con la Iglesia". Quiero compartirlo con ustedes a propósito de la celebración del Domingo de Pentecostés que tuvimos ayer.

La Iglesia que yo amo es así:
La que en vez de decir: "Deben obedecerme", dice mas bien: "debemos obedecer todos al Creador";
La que está convencida y lo demuestra que el puerto es Cristo y que ella es sólo el faro que señala: el puerto está allí;
La que cree que el Espíritu está mas realmente presente en un solo hombre que ama que en todas sus organizaciones y estructuras;
La que prefiere ser sembradora de esperanzas que espigas de miedo;
La que prefiere tener siempre sus puertas abiertas, aunque pueda colársele algún intruso, por miedo a que pase de largo un solo mensajero del Espíritu que venga enriquecerla;
La que me dice honradamente, sin soberbia: "somos un pueblo en camino, hacia una meta común y necesitamos ir cogidos de la mano, beber en la misma fuente y tantear los mismos peligros":
La que cuando me equivoco me ayuda a enderezar el camino en vez de empujarme a abandonarlo definitivamente;
La que demuestra al mundo que se puede conciliar el máximo de libertad humana con la obediencia al Creador;
La que tenga tal instinto para el amor que sepa descubrirlo incluso donde nadie lo advierte;
La que me asegura que seré más cristiano cuanto más busque, mas pruebe, más profundice, más descubra aunque pueda equivocarme;
La que escucha con más seriedad y con mayor esperanza la voz de los pobres y de los débiles que la de los ricos y poderosos, porque sabe que son más libres, menos comprometidos, más abiertos al Dios que llama siempre;
La que tiene más vocación de defensora de cualquier derecho humano que de protectora de privilegios propios o ajenos;
La que cree en Cristo más que en los bancos y en la diplomacia;
La que acaba venciendo no con el poder, sino con la fuerza misteriosa y santa de su "debilidad";
La que ofrece el mismo margen de libertad y de confianza los que creen en ella que a sus adversarios;
La que escucha con igual atención la crítica de los de dentro que de las de fuera;
La que no se conforma con no ser rica sino que ama ser pobre y lo es;
La que ante cada nuevo problema que me presenta la vida sabe darme no "su" respuesta, sino la de Cristo, y en caso de ignorarla me llama a colaborar en ella en una búsqueda común;
La que me habla más de Dios que del diablo, del cielo que del infierno, de la belleza que del pecado, de la libertad que de la obediencia, de la esperanza que de la autoridad, del amor que de la inmoralidad, de Cristo que de ella misma, del mundo que de los ángeles, del hambre de los pobres que de la colaboración con los ricos, del bien que del mal, de lo que me está permitido que de lo que me está prohibido, de lo que aún está abierto a la búsqueda que de lo ya conquistado, del hoy que del ayer;
La que sabe ser maestra y discípula al mismo tiempo;
La que no tiene otra moral que la supremacía del amor en todo;
La que me ofrece un Dios tan semejante a mí que puedo jugar con Él, y tan distinto que puedo encontrar en Él lo que ni puedo soñar;
La que es más madre que reina, más abogada que jueza, más maestra que policía;
La que tiene el fongón siempre encendido para todos los fríos y todas las soledades; el pan caliente preparado para todas las hambres y la puerta abierta, la luz encendida y la cama hecha para cuantos van de camino, cansados, en busca de una verdad y de un amor que aún no han encontrado.
A otros podrá gustarles la Iglesia con otra cara. Yo a la Iglesia la amo así, porque es de este modo como mejor me asegura la presencia viva de Cristo, el Cristo amigo de la vida, el que vino no a juzgar, sino a salvar cuanto estaba perdido.
Y permítanme añadir que este rostro de la Iglesia no va en contra ni de la liturgia, ni la jerarquía, ni el dogma; tampoco condesciende con el pecado o el relativismo; ni es signo de anarquía. Una Iglesia con este rostro sería tan humana y tan divina como Jesús sonriendo y abriendo sus brazos para perdonar, salvar y acoger a la humanidad. El Jesús en quien yo creo.

domingo, 9 de mayo de 2010

MADRE MIA

Esta canción cuya letra es de Óscar Corcuera (no se quien es el autor de la música), la aprendí en el Colegio "Hipólito Unanue" en Mayo de 1982, estando en 1º de secundaria. Recuerdo que nuestro profesor de música, don Lorenzo Humberto Sotomayor nos la enseñó e hizo un "casting" en el que no resulté clasificado, pero igual me "colé" en el coro y la entonamos en la actuación del "Día de la Madre" ese año, acompañados por el Profesor Sotomayor en el piano. Se que otras promociones cantaron la misma canción en otros años, pero desde que terminé el colegio en 1986 no la volví a escuchar.
20 años después, el 2006, enseñé esta canción a los niños de 4º de Primaria del Colegio "Hno. Anselmo María" de Breña, y el 2007 a los niños de 6º grado del mismo colegio. Gracias a Dios no solo recordaba la letra y la música de la canción, sino también la introducción que el Profesor Sotomayor hacía con el piano.
El Domingo pasado la canté con los Acólitos Menores de la Parroquia de Nuestra Señora de los Desamparados (uno de los cuales cantó conmigo en el 2006 en el "Anselmo"). La ensayamos contra el tiempo. Espero que les guste, y que mi profesor, don Lorenzo Humberto Sotomayor, me perdone desde el cielo por no haberlo cantado tan bien como él nos la enseñó.

Como el ave en la enramada
a su madre canta, trina, pía, pía.

Así gozo, salto y canto
y me ufano de ser tu hijo, madre mía.

A tu lado, en este día,
bato palmas y rebalso de alegría.

Cuanto encanto, cuanta dicha,
a tus plantas tenme siempre madre mía.


¡FELIZ DIA DE LA MADRE!

sábado, 8 de mayo de 2010

MADRE Y PATRONA DE ESTA PARROQUIA

Hoy, sábado anterior al segundo Domingo de Mayo se celebra, en Valencia, España, la Solemnidad de Nuestra Señora de los Desamparados. Allí nació esta devoción en el siglo XIV, cuando, gracias a la iniciativa del P. Jofré, Mercedario, se establece un hospital para enfermos mentales que se puso bajo la protección de la Virgen de los Santos Inocentes y Desamparados; y se estableció una cofradía que daba sepultura a los que habían muerto en estado de abandono, poniendo sobre la tapa del ataúd la imagen de la Virgen yacente (de ahí que en la imagen original aparezca con la cabeza ligeramente doblada hacia adelante), que ponían de pie para las reuniones de la cofradía. La imagen lleva un niño Jesús con la cruz en la mano izquierda y en la derecha una azucena como símbolo de la pureza de la Virgen.

Esta advocación llegó a Lima en la época de la colonia. En 1629, un valenciano, Bartolomé Calafe, queriendo recordar a la patrona de su pueblo, pidió al Cabildo de Lima que le concediera el terreno de la plazuela que estaba a la entrada del puente de piedra, (en lo que hoy es el jardín del Palacio de Gobierno), para construir una ermita a la Virgen de los Desamparados. Allí se levantó una capilla muy pobre en la cual había un altar al fondo, unas gradas de adobe y un cuadro de lienzo de la Virgen de los Desamparados. En 1636 se organiza en este lugar una Cofradía destinada a enterrar a los muertos ajusticiados.

Muerto Bartolomé Calafe en 1653, su hija Ursula cedió el dominio de la capilla a la Compañía de Jesús. En 1658 el P. Francisco del Castillo, jesuita limeño, tomó posesión de la Capilla y comenzó la construcción de una iglesia. El P. Del Castillo tuvo la idea de cambiar el cuadro de Nuestra Señora de los Desamparados por una imagen de bulto. Es así que, al ver en el oratorio de doña Ursula Calafe una imagen de la Virgen del Pilar le pareció que ésta podía ser adaptada a nueva advocación, para lo cual la llevó al escultor Tomás de la Parra, quien hizo la adaptación "con tanta perfección y hermosura que parecía que los Ángeles la habían hecho". Esta es la imagen que hasta hoy se venera en el Templo de Nuestra Señora de los Desamparados en Breña. La imagen fue llevada a la iglesia de San Pablo (hoy San Pedro) hasta que fue trasladada solemnemente a su templo el 17 de diciembre de 1660. El día de su traslado el platero Diego Asencio recibió el favor de Nuestra Señora de recobrar poco a poco la vista, por lo que en agradecimiento le labró un cetro de oro y brillantes.

En esta iglesia el P. Del Castillo ejercitaba su apostolado con los desamparados de Lima: los esclavos negros a quienes dedicaba su tiempo para administrarles los sacramentos. Aquí también nació la práctica de la Meditación de las Siete Palabras de Cristo en la Cruz, en aquel entonces el P. Del Castillo proponía la meditación de estas palabras el Viernes Santo ante la imagen del Santo Cristo de la Agonía que se venera en nuestro Templo Parroquial de Breña (entrando a la mano izquierda). Esta meditación posteriormente se convirtió en el tradicional "Sermón de las tres horas" ejercicio piadoso que fue extendido por el P. Alonso Messía, S.J.

Un gran devoto de Nuestra Señora de los Desamparados fue don Pedro Fernández de Castro, Conde de Lemos, XIX Virrey del Perú, de quien cuentan sus biógrafos era un hombre muy piadoso, su confesor era el P. Del Castillo, y se dice que barría el templo y hasta tocaba el órgano en las misas. Ante la necesidad de tener una iglesia más grande para acoger a los devotos, se inició la construcción de un nuevo templo en 1669, colocándose en la primera piedra un cofrecito con las imágenes de Nuestra Señora de los Desamparados y de San José, que sería el nombre que llevaría en adelante. Con la ayuda del Conde de Lemos (quien seleccionaba los materiales de construcción, visitaba diariamente la obra y hasta trabajaba como albañil) se inauguró el templo el 30 de Enero de 1672. El P. Del Castillo murió en Lima el 11 de Abril de 1673 y su cuerpo está enterrado en la iglesia de San Pedro, junto a la cruz del Baratillo.

El templo fue destruido en el siglo XIX por un terremoto, por lo que fue necesario edificar uno nuevo que fue inaugurado el 9 de Mayo de 1897.

Ante el deseo del gobierno peruano de ampliar los jardines del Palacio de Gobierno, se procedió a demoler el Templo y, en compensación, se construyó el actual templo que está en la cuadra 12 de la Av. Venezuela, colocándose la primera piedra el 16 de Abril de 1940 e inaugurándose el 1 de Enero de 1945.

Antes de la inauguración del templo la población de Chacra Colorada asistía a Misa en la capilla de la Sagrada Familia, que estaba ubicada en la esquina de los jirones Morona y Pariacoto, en lo que hoy es una losa deportiva. Esta capilla era dependiente de la Parroquia de Santo Toribio, de la Av. La Colmena, y atendida por la Comunidad Jesuita del Colegio de la Inmaculada.

Al inaugurarse la nueva iglesia en 1945, se nombró al P. José Vicente, S.J., como primer Párroco, procediendo a organizar la Parroquia, cuya jurisdicción llegaba entonces hasta los límites con el Callao. En 1952 se inauguró el Colegio Parroquial de Nuestra Señora de los Desamparados (hoy "San Francisco Javier").

La Parroquia de Nuestra Señora de los Desamparados fue dirigida por la Compañía de Jesús desde 1945 hasta el 2008, y desde el 24 de Enero del 2008 está a cargo de los sacerdotes diocesanos. Desde 1948 hasta el 2008 colaboraron en la pastoral las Religiosas Misioneras Parroquiales del Niño Jesús de Praga; y desde la década de 1950 hasta 1985 las Religiosas Apostólicas del Sagrado Corazón de Jesús (conocidas como "Damas Apostólicas"), en la ayuda social y la atención del Hogar Apostólico (hoy Centro Loyola) ubicado en el Jr. Fulgencio Valdez. Las Religiosas Siervas de San José se hicieron cargo de la sección femenina del Colegio Parroquial de Desamparados en 1964, del cual surgió el Colegio "Patrocinio de San José" en 1964.

Junto con los sacerdotes y religiosas han colaborado (y colaboran actualmente) muchos laicos en las diversas actividades pastorales de la parroquia: catequesis, liturgia, servicios de oració, ayuda social, entre otras. Todos ellos, bajo el Amparo de María y de san José, trabajan por Cristo y la Iglesia en Breña.