martes, 20 de diciembre de 2016

ESTA VEZ SI DIJE EL DISCURSO

El pasado 25 de Noviembre mi promoción "José Carlos Mariátegui - 1986" del Colegio Nacional "Hipólito Unanue" celebró sus Bodas de Perla. Luego de algunas coordinaciones de último minuto tuve la oportunidad de dar un discurso a nombre de mis compañeros del 5º "B". Mientras hablaba en público, como lo hacía en mis mejores tiempos escolares, notaba que me escuchaban con atención y hasta con emoción. Esto lo que agradezco muchísimo porque sospecho que ha sido la última vez que hablé en público en mi querido Colegio, pues me imagino que habrán otros compañeros que querrán dar el discurso para las Bodas de Oro.
Transcribo aquí el discurso que pronuncié en esta ocasión, el mismo que, como dije en otro momento, ha sido una versión "desenpolvada" del discurso que había preparado para las Bodas de Plata y que pueden leer en "El discurso que no pronuncie".

Señor Director del Colegio Nacional "Hipólito Unanue"
Autoridades, invitados
Ex alumnos de las diversas promociones.

Una de las estrofas del Himno de este colegio, reza así:
"Colmenar de estudios gran faro brillante
las aulas queridas de nuestro colegio
sean monumento al maestro egregio
y nido de aurora de un Perú gigante"
Varios ex alumnos de la promoción 1986 hemos vuelto a este colmenar de estudios; algunos nos conocemos desde la primaria, (ha sido un gusto saludar a varios de ellos) y otros desde inicial; aquí en estas aulas donde nosotros nos fuimos formando para servir a la sociedad, para servir a los que nos rodean. Es verdad que muchas de las cosas han cambiado, la infraestructura ha mejorado, pero la mística se mantiene: esa mística que vemos en la Promoción 1966 (los recuerdo mucho, porque cuando nosotros terminaos el colegio ellos cumplían veinte años, y que me perdonen las demás promociones, pero un aniversario como ese, el año 86, hasta ahora no se repite, fue el mejor de todos); esa mística que hemos escuchado en esa arenga "Siempre la H, siempre la U, nadie le gana al HU", que en la voz de quien fue nuestro Director Nicanor Castañeda Guerrero, sonaba con "alma, corazón y vida"; esa alma, corazón y vida que escuchamos cada año, aquí mismo, a nuestra profesora Teresa Morán, gritando la arenga, "Siempre la H, siempre la U".
Queremos agradecer a quienes fueron nuestros maestros, nuestros profesores; son muchos, mencionar a algunos de repente sería ser injusto con otros.
Y es verdad, hemos aprendido tantas cosas que con el tiempo nos hemos ido olvidando. Yo creo que si la profesora Gladys Benites, la profesora Pina Canales, la profesora Teresa Morán* me tomaran un examen de aquellas cosas que hemos aprendido en este colegio, donde hace años me ponían 18, 19 o 20, ahora, en ese examen, me pondrían un redondo cero, porque las cosas nos hemos ido olvidando. Pero aquellos valores, aquellas enseñanzas, aquellos consejos que nos dieron cuando éramos chiquillos, cuando éramos jóvenes, eso no se olvida, eso permanece en el corazón hasta la muerte; y en eso esperamos no defraudarlos nunca, salir siempre aprobados, porque ustedes nos dieron lo mejor y eso se guarda en el corazón.
Gracias a mis compañeros de promoción, a cada uno de los presentes.
A los alumnos (que no veo muchos) animarlos a que sigan adelante. El éxito no consiste en tener un nombre importante, un cargo político, o tener mucho dinero. El éxito consiste cada día en ser  mejor persona, en hacer las cosas bien, en ser fieles a nuestros ideales.
Gracias a todos, a mis compañeros.
¡Gracias por tanto bien recibido!

* Se encontraba presente ese día la profesora Elizabeth Páucar, y si no la mencioné era porque no pensé encontrarla ya que hace años había estado enferma y hasta me dijeron que ya descansaba en el Señor. Cuando ella me dijo porque no la mencioné, con aire de broma le dije que nunca me había puesto 18, 19 o 20. Con todo fue una gran alegría verla y escucharle dándome aliento para perseverar en mi vocación.

jueves, 15 de septiembre de 2016

LA SEÑORA ME HA INVITADO A SU CASA

Era el Miércoles 15 de Septiembre del 2010 pasadas las 4.00 p.m. y me dirigía al local de la Reniec que está en el Jr. Ancash para hacer una diligencia, vi la iglesia de la Soledad con las puertas abiertas de par en par y quise entrar a rezar (no visitaba el templo desde el incendio del 2005). Cuando entré vi el templo destrozado por el incendio, pero acondicionado para tener una Misa, el Santísimo Sacramento estaba expuesto y vi el altar del Nazareno (hoy ya casi restaurado en su totalidad): debajo de varios repintes se adivinaba que habían columnas bellamente adornadas con pan de plata. Pero lo que más me impactó fue que, en medio de tanto daño causado por el incendio, se sentía que uno encontraba a Dios allí. Seis meses después tocaba las puertas de la Soledad para entrar en la Comunidad de Hermanos Oblatos de Nuestra Señora de la Soledad, el resto de la historia ya la he contado en este blog hace dos años, y lo pueden leer en Hermano Oblato de Nuestra Señora-de la Soledad.
Nuestra Señora me ha invitado a su casa y es Jesucristo quien me ha puesto al lado de su Madre: me invitó siendo un niño cuando visité la iglesia el Primer Domingo de Cuaresma de 1980, siendo joven cuando visitaba la iglesia para algunas misas a las que asistía o para recorrer el tiempo para mirar un armonio arrinconado al pie del púlpito y que he tenido la oportunidad de tocarlo en muchas ocasiones, o para tomar fotos al Cristo del Calvario, hoy ya restaurado (y más bonito que antes del incendio). Y después, ya siendo adulto para ser Hermano Oblato.
Y al igual que todos los Hermanos Soleanos, sean Cofrades, Colaboradores u Oblatos, he ayudado en algo en la tarea difícil de devolverle la Casa a Nuestra Señora: me tocó llegar en el último año en que se vendía comida los domingos en la puerta de la iglesia y había que quedarse todo un día, para despachar las viandas, para limpiar y cargar mesas; como otros hermanos, tenía que poner el hombro para limpiar lo que ensuciaban las palomas y gallinazos para tener el templo listo para los cultos del Viernes Santo; soy testigo del trabajo fuerte que hacen los Priostes por preparar pasos procesionales en Semana Santa y Septiembre; del esfuerzo por reconstruir la el templo y de las lágrimas de alegría de algunas hermanas al ver que lo estábamos logrando.
No solo levantamos el templo, sino también restauramos la comunidad que asiste regularmente los Domingos a la Misa Mayor a las 12.00 m., en la que los Hermanos Oblatos, semana tras semana, atendemos la liturgia, dándole el mayor esplendor posible, no para gloria nuestra, sino para la "Gloria de Dios y la Salvación de los hombres" (como me decía el Hermano Prior ayer); y para que Nuestra Señora tenga una casa de puertas abiertas a sus hijos.
La Señora me ha invitado a su casa no para quedarme sentado, sino para servir, con lo que aprendí en Desamparados; para invitar a otros a su casa; para que juntos a los demás Hermanos de la Soledad hagamos de su casa un lugar donde estar con Jesucristo, donde darle un abrazo.
Hoy 15 de Septiembre, Solemnidad de Nuestra Señora de los Dolores en el Misterio de su Soledad, escribo estas líneas con un corazón agradecido a María por la invitación; emocionado porque la Casa de María es también mi casa, NUESTRA CASA; dando gracias a los Hermanos de la Familia Soleana por tanto bien recibido.
Escribo estas líneas mientras contemplo la foto de este artículo, la misma que ha sido tomada por el Hermano Cofrade Francisco Romero; y voy escuchando el "Gloria" de Marco Frisina, cuya versión castellana y partitura ya he estado ensayando para cantarla en la Soledad.

jueves, 28 de julio de 2016

MÚSICA MAESTRO 4 - DANZAS Y CANCIONES DEL PERU


Cuando era niño, allá por la década de los setenta, en canal 5, presentaban un programa sabatino que duraba varias horas, que se llamaba "Perú 7..." (bueno llevaba el número del año en curso) uno de cuyos segmentos se llamaba "Danzas y canciones del Perú" y era conducido por Tania Libertad. Fue un gran programa, donde los artistas nacionales se presentaban y hacían noticia por su trabajo (y no por sus escándalos, como sucede hoy con algunos).
Hoy, 28 de Julio, saludaba a un amigo (con quien he ensayado algo de canto), diciéndole: "Feliz 28 ¡Que viva nuestra música!"; a lo que me respondió "De igual manera, Manuel. ¡Qué viva nuestra fiesta!". Y es que las Fiestas Patrias no son solo acontecimientos políticos y desfiles militares: es ocasión para revalorizar nuestra cultura, nuestra música, nuestra historia, nuestra comida, nuestras tradiciones... "Esta es mi tierra, así es mi Perú".
Por ello, en esta noche de Fiestas Patrias, comparto con ustedes algunas danzas y canciones de esta tierra, son las que mas me han gustado. Hay muchísimas mas que ustedes pueden añadir. Les invito a verlas y escucharlas con el corazón, a "sentir y gustar internamente" de la belleza de nuestras danzas y nuestra música. En ellas también hay espíritu y se manifiesta la gloria de Dios.
De las Danzas del Perú les invito a apreciar:
"La diablada", puneña.
"La contradanza", de Huamachuco
"La chonguinada", de Junín. Recuerdo cuando la vi por primera vez en la Feria del Hogar de 1983: realmente insuperable, no solo por lo bien que lo hacían, sino porque lo bailaban con gusto que se notaba en los rostros de las damas.
- "La danza de los carapachos". Aun recuerdo a los niños del Colegio "Hermano Anselmo María" bailando esta danza en noviembre del 2006. Lástima que no conservo las fotos.
- "El huaylarsh". Hay que tener buena resistencia porque es un baile agotador. 
- "Zapateo". Interpretado por "Perú negro".
- "Valicha". Uno de los huaynos mas conocidos.
- "La Marinera norteña" Aquí baila, en la parte izquierda, mi amigo Abraham Arana, alumno del "Anselmo"(un campeón) a quien preparé el año pasado para la Primera Comunión (creo que "necesito babero" para ver este video).
Y de nuestras Canciones:
- "El Plebeyo", de Felipe Pinglo Alva, cantado por Jesús Vásquez.
- "La Flor de la Canela", de Chabuca Granda, cantada por ella misma.
- "Viva el Perú y sereno", de Alicia Maguiña
- "Tu boda". Cantado por Pastorita Huaracina.
- "Mi pena", cantado por el "Jilguro del Huascarán"
- "Pio pio", cantado por Eusebio "Chato" Grados.
- "Balsero del Titicaca". Interpretado por la Orquesta de Jorge Huirse.
- "Poco a poco", cantado por la Familia Rodríguez.
- "Los carnavales", de Rosendo Huirse
- "Amanecer andino". La interpretación de la Orquesta de Jorge Huirse es realmente insuperable.
Esta es una pequeña lista que cualquier persona que guste de nuestra música enriquecería largamente. 
Mientras iba escuchando y visualizando los videos venían a mi mente y a mi corazón los nombres y rostros de muchas personas, a quienes les he visto bailar o escuchado cantar nuestras canciones. A todos ellos un recuerdo y una oración en este día de la Patria, hoy los he recordado con emoción y cariño.

miércoles, 23 de marzo de 2016

MUSICA MAESTRO 3 - MARCHAS DE SEMANA SANTA


Cuando era niño mi mamá me llevaba a la procesión del Santo Cristo de la Agonía (talla de madera del siglo XVII, ante la cual el P. Francisco Del Castillo, S.J. comenzó la "Devoción a las tres horas de la Agonía del Señor", que después se convirtió en el "Sermón de las Tres Horas") y de la Virgen Dolorosa, que salían la noche del Viernes Santo de la Parroquia de Nuestra Señora de los Desamparados de Breña. En esa procesión era clásico oír, a través de unos parlantes la Marcha "Ione" de Enrico Petrella.
En 1995, siendo ya agente de pastoral de liturgia en Desamparados, hice algunas grabaciones en cassete de los discos de vinilo que tenía la Comunidad Jesuita de dicha parroquia. Entre ellos, encontré uno titulado "Semana Santa en Sevilla", en cuya caratula estaba la imagen de Jesús del Gran Poder, donde estaban grabadas las Marcha "Ione", "Virgen del Valle" de Vicente Gómez Zarzuela y Pérez,  y "Amarguras" de Manuel Font de Anta (considerada con el Himno de de la Semana Santa de Sevilla); además de un reportaje de "La Madrugá" y algunas saetas (lo mejor del cante jondo, decía el disco). El disco estaba deteriorado, y con un poco de ingenio y paciencia, pude grabar,de manera casi perfecta, un cassete con esas marchas procesionales que se empleó en la procesión de la noche del Viernes Santo en Desamparados hasta el año 2007. Hacia el 2004 navegando por internet encontré la página web Patrimonio Musical de donde pude recopilar esas marchas y otras mas con las que grabe un cd, en cuya caratula puse la imagen de la Virgen de la Macarena de Sevilla. En el 2008 los Jesuitas dejaron Desamparados y se rompió con esta bella tradición. Al despedirme de la parroquia dejé el caseete y el cd que grabe en un armario de la antesacristía, en espera de ser desempolvado y volver a sonar en Semana Santa.

Cuando en el año 2011 vine a la iglesia de Nuestra Señora de la Soledad para ser Hermano Oblato, mi amigo y Hermano de la Cofradía de la Soledad, Luis Ángel Olivera, al explicarme la tradición Soleana, me invitó escuchar la Marcha "La Soledad" de Pedro Morales, con la cual preparé un video con fotografías de la Procesión de Gloria de Nuestra Señora de la Soledad de Septiembre del 2011.
Al año siguiente, al participar por primera vez de la Semana Santa Soleana, escuché una marcha muy solemne e impresionante, que invita a la devoción y al silencio, para contemplar el misterio: "La Madruga" de Abel Moreno; y me dejó tan impresionado, que con ella preparé un video con las fotos de aquel Viernes Santo.
A medida que ha pasado el tiempo he escuchado otras marchas, pero las que he mencionado, son las que mas me han gustado y me recuerdan aquellas épocas en Desamparados en que escuchaba la música cofrade, sin saber que, años mas tarde, la Madre de Dios me recibiría en la iglesia de la Soledad.
"¿Manuel y tú de cuando acá tan andaluz?" Pues bueno, esa música me ha gustado desde hace muchos años, que no lo ande diciendo es otra cosa.
Normalmente escribo en Semana Santa alguna reflexión "mas espiritual". Pero vamos, Manuel... ¿acaso no aprendiste con los jesuitas a "encontrar a Dios en todas las cosas" y a "sentir y gustar de las cosas internamente"?. La música de Semana Santa que acompaña a las procesiones pasionarias, nos invita a contemplar ante el Misterio Pascual de Cristo, a integrar esa contemplación con nuestros recuerdos. En ellos encontramos a Dios que, sin que nos demos cuenta, nos lleva de la mano y va escribiendo nuestra historia personal. Al hablar de esta música de Semana Santa y ver como Jesús me llevó a la casa de Nuestra Madre de la Soledad, compruebo una vez mas lo que San Pablo dice en el capítulo 8 de la Carta a los Romanos: "Dios dispone de todo para bien de los que le aman".

Nota: Haga click en cada marcha para escucharlas. Que las disfruten.

lunes, 14 de marzo de 2016

PRIMER DIA DE CLASES

No recuerdo cuando fue mi primer día de clases en el jardín de la Infancia Nº 14 en Abril de 1974. Solo recuerdo que por allí pasaba un "bussing" de color rojo y quedaba cerca el Centro de Salud de la unidad Vecinal Nº 3, y que le preguntaba a mi papá "¿Papá: me van a vacunar?", y el me decía que no. Dicho sea de paso, la única vez que me escapé del salón fue en Educación Inicial cuando llegaron a vacunar a algunos de mi salón: era tan grande mi miedo, que vi la ventana abierta y me escapé por allí. Luego pensaba "Y ahora ¿cómo hago para entrar al salón?", pero bueno, me armé de valor, toque la puerta y pasé como si nada. Lo recuerdo como si fuera ayer. De mi primer día de clases conservo una foto sonriendo y con mi lonchera "Aladdin", buena con "B" de Basa.
Mi primer día de clases en 1º grado de Primaria en el Colegio Nacional "Hipólito Unanue" fue el Lunes 12 de abril de 1976. Era Lunes Santo, y recuerdo este detalle, porque el jueves 15 era Jueves Santo y como era mediodía feriado, solo teníamos clase hasta las 10.00 a.m., por lo que mi mamá me recogió, me llevó a hacer unos trámites por el Centro de Lima y caminamos por el Jr. Camaná. De ese primer día de clases no tengo fotos, ni tampoco de mi primer día de clases en secundaria que fue el Jueves 1 de Abril de 1982; en cambio del último día de primaria (19 de Diciembre de 1981) y de secundaria (22 de Diciembre de 1986) si conservo fotos; así como de mi último día en la Universidad Católica del Perú el Viernes 17 de Diciembre de 1994.
Traigo a colación estos recuerdos, porque hoy me invitaron a hacer una Oración con los alumnos de Primaria del Colegio "Hermano Anselmo María" de Breña (los Hermanos de la Soledad saben bien que, cuando voy al "Anselmo", estoy mas que contento). Y en una calurosa mañana, en que les animaba a tener un buen año escolar, no podía dejar de recordar con cariño guardado en el corazón a mis amigos de la Promoción J.E.S.U.S. 2015, quienes han pasado a secundaria, algunos en el "Anselmo", otros en el "Guadalupe", otros en el "Melgar" y otros, un poco mas lejos, en el "Alfonso Ugarte". De ellos les hablé en "Mis amigos del Anselmo II". 
Al terminar el acto protocolar comenzaban las clases y también las despedidas... por unas cuantas horas. "No hagan trágica la despedida", decía una profesora a unos padres de familia que daba la impresión que mandaban a sus hijos de viaje a la Luna por mucho tiempo. No faltaron las clásicas escenas de niños llorando en los brazos de sus mamás. No puede uno burlarse de ellos o ridiculizarlos: tienen miedo a quedarse solos y poco a poco lo irán dejando. Yo los comprendo, porque en alguna ocasión he tenido el mismo miedo y también he llorado cuando se demoraban en recogerme del Colegio.
Pero sigamos adelante. Fue muy agradable estar por allí, saludar a los alumnos, animarlos. A veces pienso que debí haber sido docente y no abogado, pero bueno, Dios tiene sus caminos, y en "la formación de los más pequeños" (como dijo mi amigo Luis Ángel Olivera al presentarme como Pregonero de la Semana Santa Soleana del 2015), he tenido el gusto de poder enseñar con entusiasmo y con cariño.
Al comenzar el Año Escolar 2016 les digo a mis amigos del Anselmo, de ayer y de hoy, lo mismo que les dije a los niños de Primaria esta mañana: Feliz año nuevo 2016, feliz año escolar 2016, que todo les vaya bien, estudien, compartan, jueguen, pásenla bien. Allí está Dios, cerca de ustedes.
Desde aquí les mando un abrazo y rezo por ustedes. 

sábado, 20 de febrero de 2016

CUANDO LA REALIDAD Y LA FICCIÓN VAN CASI DE LA MANO

Hace casi dos meses fui al cine después de un buen tiempo. Mientras esperábamos que empiece la película pasaron el "trailer" de la próxima producción animada de Disney, "Zootopia", en el cual se veía a una Coneja policía, acompañada de un Zorro astuto que pedía información en el Departamento de Vehículos Motorizados, atendida exclusivamente por perezosos. Quienes estábamos allí nos reimos a "mandíbula batiente" por cuanto reconocíamos que así somos tratados en las oficinas de la Administración Pública: excesivamente lentos, despreocupados... que le hicieron perder todo un día (y solo tenía 48 horas para resolver un caso). Véala usted mismo en https://www.youtube.com/watch?v=811I-6aKNqE
Traigo a colación esta película (que espero ir a ver) porque el pasado Lunes 15 de Febrero tuve que ir al Colegio de Abogados de Lima a pagar mi membresía anual con el descuento del 15%, y bueno, era el último día (ya antes había pasado por allí, pero no tenía dinero en efectivo). Lo cierto es que, como era de esperarse, había mas gente de lo normal.
Pero lo que me hizo recordar a la película mencionada es que, de las cuatro ventanillas solo atendían dos y de ellas, una era de atención preferencial. Por otro lado, no solo los que atendían eran lentos, ¡también lo eran los usuarios! que caminaban despacio y sacaban con lentitud lo necesario para pagar sus cuentas. A esto hay que añadir que, los que atendían en las ventanillas a veces dejaban las ventanillas para atender otra cosa.
Ya se imaginarán ustedes la incomodidad que sentíamos: hacía mucho calor, nos sentíamos aburridos a pesar de que un televisor nos pasaba las noticias de Canal N, y si no queríamos ver noticias solo nos quedaba contemplar un cuadro al óleo de Francisco García Calderón (con mirada muy "solemne") en la pared del fondo, o mirar a través de las ventanas que en las paredes de los jardines estaban los retratos de los ex decanos con la mejor de sus sonrisas,
Menos mal que llegaron dos personas mas para atender las ventanillas. Cuando llegó mi turno, pague lo más rápido que pude (tenía que ir a mi trabajo y ya estaba retrasado). A la hora de pagar, la señorita que atendía me dijo "Tiene ochenta céntimos para darle tres soles devuelto". A lo que respondí "Tengo prisa. Quédese con el vuelto" (me pareció oírle decir "Ojalá todos fueran así"). Me sentía como si estuviese viviendo esa escena de la película "Zootopia", a tal punto que se lo dije a la señorita (menos mal que lo tomó con buen humor). Una vez que recogí mi boletas de venta (que por mi fuera ni la recogería) salí disparado lo más rápido que pude. Con cierto temor me acerqué a ver si podía recoger mi nuevo carnet de abogado, y como vi que era rápido me acerqué, recogí mi documento y me marché rumbo al trabajo.
Al ver todo esto, y observar que las atenciones en ventanillas de la administración pública y de los bancos no solo son atendidas por perezosos, sino por perezosos con reumatismo, que se demoran mucho para trámites que son breves; es allí me doy cuenta que lo que dijo mi profesor de Introducción al Derecho en la PUC, Dr. Rogelio Llerena Quevedo es la pura verdad: "La realidad supera muchas veces a la imaginación mas creativa".
Sino, compruébelo usted mismo.Y espero que no muera (de impaciencia) en el intento.

P.D.: Espero ir a ver la película.

domingo, 14 de febrero de 2016

PRESENTACIÓN DE LEONARDO ALONSO ALFARO, CARTELISTA DE LA SEMANA SANTA SOLEANA 2016

El pasado 13 de Febrero se presentó el Cartel de la Semana Santa Soleana 2016, preparado por mi amigo Leonardo Alonso Alfaro. Como he sido el Hermano Soleano que más lo ha conocido me pidieron que lo presentara.
Comparto con ustedes las palabras que dije en esa noche.

Excelentísimo Monseñor Raúl Chau Quispe, Obispo Auxiliar de Lima.
Hermano Rafael Andrade Venero, Procurador electo de la Asociación Pública de Fieles Hermanos de Nuestra Señora de la Soledad.
Miembros del Cabildo de Oficiales
Señoras y Señores.

Con las celebraciones del Miércoles de Ceniza hemos comenzado nuestro camino hacia la Semana Santa, celebración de los Misterios de la Muerte y Resurrección de Jesús. Para los Hermanos de la Soledad, es un tiempo de gracia, de encuentro con Dios, de acompañar a María en su camino hacia el Calvario siguiendo a Jesús. No es solo un tiempo de celebraciones sino también de trabajo: ya el paso procesional que llevará a Nuestra Señora de la Soledad está en el templo, esperando a los priostes, cofrades y colaboradores para su armado y deslumbrarnos, una vez más la tarde del próximo Viernes Santo. Las cofradesas ya están preparando las estampas y algodones que se repartirán los días santos a los más de 50,000 peregrinos que visitarán esta iglesia. Los Oblatos, por nuestra parte vamos coordinando los detalles de la liturgia y ensayando, junto a los demás hermanos, las antífonas gregorianas del Oficio de Tinieblas, que desde el año pasado, hemos retomado en este templo.

La Cofradía de Nuestra Señora de la Soledad, hoy Asociación Pública de Fieles Hermanos de Nuestra Señora de la Soledad, ha sido fundada el 13 de Abril de 1603 con el fin de solemnizar la celebración del Viernes Santo de la misma manera que en los Reinos de España. Esta tradición se mantiene en esta iglesia, pese a las dificultades e interrupciones que se dieron por causa de las reformas borbónicas en el siglo XVIII y de la independencia del Perú; tradición que se puede observar en los cuadros que cuelgan de las paredes de este recinto; y que mantenemos con cuidado y devoción porque es la riqueza y la característica de esta institución. Todo este trabajo previo, que es intenso, se hace con cariño, con ilusión, con el deseo de hacer realidad lo que dicen nuestros Estatutos: cada año mejor que el anterior.
 
Parte de las tareas que tenemos es la difusión de estas actividades. No se trata de hacer una propaganda fría que comunique fechas y horarios, sino de llamar la atención de quien la ve, a fin de provocar admiración, curiosidad, expectativa. Recuerdo el Cartel de la Semana Santa del 2006, que vi en la puerta de este templo maltratado por el incendio del año 2005 y que anunciaba algo que me sorprendió: la procesión de Penitencia de Nuestra Señora de la Soledad (que antes salía el Sábado Santo) saldría, después de casi 200 años, la tarde del Viernes Santo.

Por eso, nuestra Asociación ha buscado que el cartel sea un trabajo artístico que llame la atención. En años anteriores, los Carteles han consistido en la composición de fotografías que ilustraban diversos aspectos de la Semana Santa Soleana, teniendo como protagonistas del mismo a Nuestra Señora de la Soledad y al Santísimo Cristo del Descendimiento. Hemos contado con la colaboración de nuestros amigos Víctor García Villar y Gian Carlos Davey quienes han mostrado lo mejor de su arte fotográfico.

Este año, hemos optado por una nueva forma de presentar nuestra Semana Santa: no se trata de una composición fotográfica, sino de dibujos, hecho por un joven de apenas quince años de edad: Leonardo Alonso Alfaro. Permítanme, antes de presentarlo, citar unos versos de José Martí:

Sé de un pintor atrevido
Que sale a pintar contento
Sobre la tela del viento
Y la espuma del olvido.

 Yo sé de un pintor gigante,
El de divinos colores,
Puesto a pintarle las flores
A una corbeta mercante.

Yo sé de un pobre pintor
Que mira el agua al pintar,
- El agua ronca del mar,-
Con un entrañable amor[i].

Y porque conozco muy de cerca a Leonardo, es que me han pedido que lo presente ante ustedes.

Leonardo nació casi con el tercer milenio el 15 de Diciembre del 2000. A los dos años comienza realizar sus primeros dibujos, garabatos que hacen los niños que tienen habilidades para el dibujo y la pintura. Leonardo, desde pequeño ha participado en diversos concursos de dibujo y pintura, tanto en su colegio, como en su Parroquia “La Virgen Dolorosa”, donde el año 2007, con seis años de edad, ganó un concurso en el que participaron alrededor de 5,000 niños. Sus dibujos en un principio fueron de caricaturas y dibujos animados. En el año 2014 Leonardo es calificado como “artista plástico” por el Director del Colegio “César Vallejo Mendoza” donde estudiaba en ése entonces.

Leonardo venía desde hacía mucho tiempo a este templo; pero comenzó a tomarle interés a esta casa raíz de su visita con motivo de las Festividades Gloriosas de Nuestra Señora de la Soledad, cuando asistió a la Misa que celebró el P. Christian Aranda, el Domingo 21 de Septiembre del 2014, poco antes de la salida de la procesión de Nuestra Madre. Regresó después el Viernes 3 de Octubre, para el retorno de la imagen del Santísimo Cristo del Descendimiento concluida su restauración y exhibición en el Museo Pedro de Osma. Se aceró al P. Christian Aranda y le habló de la posibilidad de ser acólito en esta casa; fue entonces que me llamaron y conversé con Leonardo, pero había un inconveniente: no había recibido la Primera Comunión, ni tampoco estaba bautizado. Es así que se incorporó a la Catequesis de Primera Comunión que estaba a mi cargo.
 
Para el Bautismo pedí la ayuda del P. Enrique Rodriguez, S.J., Párroco de San Pedro de Lima. Aún recuerdo que, cuando le hablé del caso, me preguntó: “¿Está preparado?”, a lo que respondí, con temor y temblor (ya que recién conocía a Leonardo) “En eso estamos”. El Domingo siguiente Leonardo fue a San Pedro, junto con su mamá, y se presentó al P. Enrique, hablaron un rato. Cuando fui para acolitar la Misa de seis, me salió al encuentro el Párroco y me dijo: “He estado hace unos minutos con Leonardo, he conversado con él. Voy a bautizarlo a él y a su hermano Paolo” y me habló de su interés por el dibujo al que, hasta entonces, yo no le había prestado mayor atención.

El 8 de Noviembre Leonardo y Paolo fueron bautizados en San Pedro. Como recuerdo, me regaló un dibujo en cuyo centro, y rodeada de varios santos, estaba Nuestra Señora de la Soledad, tal como la vio en la procesión de Septiembre, y al pie un Cristo Yacente. Cuando hizo su Primera Comunión en esta iglesia el 8 de Diciembre, día de la Inmaculada Concepción de María, me regaló otro dibujo, en cuya parte superior está Jesús mostrando su Corazón, al lado izquierdo varios santos, al lado derecho el Corazón de María, al centro un niño arrodillado, vestido a la usanza del siglo XVII con un libro en la mano, y sobre el niño el Espíritu Santo. Me pregunto si el niño del dibujo eres tú mismo, Leonardo.

Leonardo siguió visitando varias veces este templo. Pero lo que hizo que los Hermanos pensaran en él como el Cartelista de esta Semana Santa fueron unos dibujos que nos regaló el 20 de Septiembre del año pasado con motivo de la procesión gloriosa de Nuestra Señora de la Soledad, dos de los cuales tenían una dedicatoria: “Con cariño para el Hermano Manuel Tantaleán”: uno de ellos era una Virgen de la Soledad, hecha a lápiz, vestida de luto, con rostrillo y corona, como la vemos en la tarde del Viernes Santo, con los adornos de la saya y capa con mucho detalle; y el otro dibujo, a lapicero negro, sin borrones ni enmendaduras, tiene como motivo la procesión de Penitencia del Viernes Santo en todo su esplendor, tan como la vería una persona parada en la esquina del Jr. De la Unión con el Jr. Callao: el Santo Cristo del descendimiento rumbo a la Catedral por el Jr. Huallaga y el paso de Palio de Nuestra Señora de la Soledad, portado por muchos cargadores, con los adornos del palio y las varas que lo sostienen, velas, arreglos florales; ambas imágenes acompañadas por penitentes que llevan su cruz con la cabeza cubierta por capirotes, las manolas con mantilla y peineta alta, los músicos que acompañan la procesión...

Al ver estos dibujos, me viene a la mente estos versos de Gerardo Diego:

He aquí helados, cristalinos
sobre el virginal regazo,
muertos ya para el abrazo,
aquellos miembros divinos.
Huyeron los asesinos.
Qué soledad sin colores.
Oh, Madre mía, no llores.
Cómo lloraba María.
La llaman desde aquel día
la Virgen de los Dolores.

¿Quién fue el escultor que pudo
dar morbidez al marfil?.
¿Quién apuró su buril
en el prodigio desnudo?.
Yo, Madre mía, fui el rudo
artífice, fui el profano
que modelé con mi mano
ese triunfo de la muerte
sobre el cual tu piedad vierte
cálidas perlas en vano.[ii]

Estos dibujos, hechos cinco meses después de Semana Santa, nacen de una contemplación maravillada de lo que vemos: cuando algo nos impresiona recordamos hasta el último detalle, y si el recuerdo es grato y bueno, lo hacemos con cariño. Los dibujos de Leonardo son una expresión de su cariño por esta institución y por Nuestra Señora de la Soledad, son una profesión de fe en Jesucristo y en nuestra madre que caminan en medio de nosotros, son una invitación a contemplar los misterios de la Pasión de Cristo y también, nuestra tradición soleana, “como si presente me hallase [iii]; son nuestra invitación, a cada uno de ustedes, a participar en nuestra Semana Santa 2016.

Permítanme unas palabras para Leonardo: esta no es la cúspide de tu carrera como artista plástico; es solo el comienzo. Tienes talento, un don de Dios que deberás ir desarrollando. No es un camino fácil, exige disciplina, estudio, a veces sacrificio, y a veces momentos de desolación. Pero todo esfuerzo trae una recompensa, no siempre de inmediato, tú mismo verás que vale la pena. San Ireneo decía que “la gloria de Dios es el hombre viviente”; pues bien, en ti y en tu arte está la gloria de Dios, que camina muy cerca de ti.

Y muy cerca, también, de todos nosotros.

Muchas gracias.

[i] XXIV De : Ismaelillo, La edad de oro, Versos sencillos
[ii] Gerardo Diego “Vía Crucis a mi Madre”
[iii] San Ignacio de Loyola: Ejercicios Espirituales Nº114