martes, 6 de enero de 2015

RECUERDOS DE NAVIDAD II

Hoy 6 de Enero la Iglesia en varias partes del mundo celebra la Solemnidad de la Epifanía del Señor, que recuerda la visita de los Magos de Oriente al Niño Jesús (en el Perú lo celebramos el Domingo pasado, ya que el día 6 es día laborable). Es, como decía el P. José Antonio Hernández, S.J., la Navidad de la Iglesia de Oriente.
En este día comparto con ustedes la segunda parte de mis recuerdos navideños:

LOS NACIMIENTOS
Desde que era niño mi mamá nos ha llevado a visitar los nacimientos de las iglesias y de algunos familiares. Recuerdo muy vagamente que fuimos a la Basílica de María Auxiliadora para ver el nacimiento: en el centro una gruta que se asemejaba a un horno de ladrillos, con María José y el Niño, con pastores que, años después, pude reconocer cuando visitaba la Basílica. Aquella visita fue rápida, con poca iluminación, era de noche y estaban cerrando el templo.
La visita que no faltaba cada año era al Nacimiento de la Parroquia de Nuestra Señora de los Desamparados que era preparado por un equipo capitaneado por la M. Virginia Luzquiños, Misionera Parroquial del Niño Jesús de Praga. Yo lo podría calificar de "noble sencillez": no tenía la majestuosidad de los nacimientos que he visto en la iglesia de la Merced o en San Pedro (donde el H. Pedro López, S.J. colocaba el cerro San Cristobal y hasta la visita del Papa Juan Pablo II), ni los efectos especiales de otros nacimientos. Las imágenes del misterio son las que ven en la foto, y la mayoría de imágenes fueron traídas de España en la década de 1950 por el P. José Vicente, S.J. (imágenes que he visto en San Pedro y en el Santuario de Santa Rosa de Lima): un ángel que anuncia, pastores con cara de asombro, pastores haciendo su vida de campo, otro jalando su burro, los reyes magos cabalgando y acompañados de sus pajes; pastores bailando... No eran muchas imágenes, pero eran bien colocadas y distribuidas: se armaban escenas de vida de campo, del anuncio a los pastores, de gente en camino, de aldeanos bailando alrededor de un fogón... Los cerros de papel marrón (nada de papel verde), sin luces de colores, solo puntos de luz para iluminar el nacimiento, trigo germinado colocado no en macetas, sino en tablas que eran disimuladas con aserrín (lo que lo hacía mas natural)... Cuando en 1983 la M. Virginia dejo la posta a la M. Bernarda ella siguió con el mismo estilo. Ese nacimiento marcó para mi un paradigma: los nacimientos que hice en mi casa (más aún los que hice a partir de 1984 en que comencé a ayudar con la preparación del nacimiento de Desamparados) seguirían ese estilo. El nacimiento de Desamparados hablaba por si solo. En 1987 las Misioneras Parroquiales del Niño Jesús de Praga dejaron de atender la sacristía de Desamparados, con ello la dirección del nacimiento pasó a otras manos y otros gustos, alguno de los cuales no era muy acertado. En los últimos años el nacimiento de Desamparados ha tomado otro estilo, con mas imágenes, luces de colores, otro tipo de papel. No puedo dejar de sentir nostalgia. Por desgracia no tengo ninguna foto de esos nacimientos.
La semana pasada fui a visitar a las Misioneras Parroquiales en su Casa Madre en Chorrillos. Antes de irme, la M. Virginia, Superiora de la casa, me dijo "Ven para que veas mi nacimiento". Entramos a la capilla y vi nuevamente la noble sencillez que aprecié en Desamparados, con otras imágenes, pero el mismo estilo. Se nota la mano de los religiosos cuando arman los nacimientos. Lástima que no tomé ninguna foto (y eso que tenía mi cámara en el bolsillo). Se me pasó...
De los nacimientos que vi en mi familia, el que se llevaba la palma era el nacimiento que mi tio Ciro armaba en la casa de mis abuelos en Las Palmeras (distrito de los Olivos) cuando él era soltero (se casó el 1979). El nacimiento se preparaba en el jardín de la casa y ocupaba espacios bastante amplios. Lo iluminaba muy bien. Aun recuerdo el primero que preparó para la Navidad de 1975, ninguno como ese. Al igual que el nacimiento de Desamparados, los nacimientos de mi tio Ciro marcaron otra pauta: cuando tenga una casa con jardín (pensaba en ese entonces) el nacimiento lo haría allí con toda la amplitud posible (algo que recién pude hacer en 1996). Mi tio sigue haciendo nacimientos hasta la actualidad, aunque su estilo ha cambiado un poco: han habido años en que le ha puesto un tren de juguete y otras figuras.
Hoy en día los nacimientos han ido evolucionando: las imágenes son de otros materiales y estilos, han salido luces de colores psicodélicos, papeles que tienen piedras impresas... Con todo ello, mas un poco de imaginación y otro poco de fantasía se puede construir un Belén que nos ayude a contemplar el nacimiento de nuestro Señor Jesucristo.
Como recuerdo de estos nacimientos les invito a escuchar Harpa de Natal, música que ponían las Misioneras Parroquiales antes de la Misa de Navidad en Desamparados y que, cuando la puse en mi casa, le gusto mucho a la familia de mi tio Ciro. Ojalá les guste a ustedes también.

EL NIÑO DE MI PRIMERA COMUNIÓN
Cuando era niño teníamos en mi casa un Niño Jesús de tamaño grande que se fue rompiendo con el tiempo. Recuerdo que el Sábado 23 de Diciembre de 1978 fuimos a una tienda de la cadena Monterrey que estaba en el Jirón Loreto en Breña y mi mamá compró unas imágenes de San José y la Virgen (también compró el disco que estaba de moda en ese entonces: la banda sonora de la Película "Fiebre de Sábado por la noche", protagonizada por Jhon Travolta, pero eso es otro tema). Como el Niño que teníamos era un bastante para las imágenes que se había comprado, mi mamá compró esa noche el Niño Jesús que está en la foto, que si mal no recuerdo, bendijo ese mismo día un sacerdote en la parroquia de Nuestra Señora de los Desamparados (si la memoria no me falla fue el P. César Regueras, S.J.).
Ese Niño nos ha acompañado en los nacimientos que he preparado en la casa desde 1978 hasta la fecha. Lo llamo "el Niño de mi Primera Comunión", porque yo recibí por primera vez el Cuerpo de Cristo el 30 de Diciembre de 1979 y el nacimiento, con esta imagen, estuvo en la sala de mi casa durante la celebración con mi familia.
Este Niño ha cambiado de padres en varias oportunidades, y estuvo a punto de perderse para siempre, cuando en el año 2003 o 2004 mi sobrina lo rompió, junto con un san José: se los habían dado para juegue y coma tranquila. En el año 2007 lo mandé a restaurar en una casa donde venden imágenes en el Jirón Ancash. El P. Enrique Rodríguez, S.J. lo bendijo nuevamente la mañana del 24 de Diciembre en Desamparados. 
Mas que el valor artístico lo que rescato de ese Niño es el valor sentimental, su "presencia" en el día que marcó mi vida: el día de mi Primera Comunión. 
Dije que este Niño ha "cambiado de padres" varias veces: 1981, 1983, 199.., 199... 2000, 200... 2008 y este 2014 encontré las que, a mi criterio, son las imágenes perfectas para completar el misterio y que son las que aparecen en la foto. Curiosamente las compré en el mismo lugar donde lo hice restaurar y las bendijo el P. Enrique Rodríguez S.J., ahora párroco de San Pedro de Lima. Les ha gustado a quienes las han visto.
Como comentamos en mi casa la noche del Sábado 13 de Diciembre, en que los compré, son imágenes para contemplar el misterio, para rezar ante ellas. Para buscar a Jesús.
Les invito a escuchar estas Campanas de Navidad, grabación que se ponía por los parlantes de la Parroquia de Desamparados antes de iniciar la Misa de Gallo.

EL ÁRBOL DE NAVIDAD PLATEADO
Junto con el nacimiento, el árbol de Navidad es uno de los elementos más característicos de esta fiesta.
Recuerdo que los árboles de navidad que se veían en tiendas y casas cuando yo era niño eran de papel metálico, verde o plateado y en ocasiones dorado. En mi casa teníamos uno que hizo una de mis tías, lo guardábamos en una caja de cartón larga. El tronco era un palo de madera plateado y las ramas de alambre, muy parecido a lo que ven en la foto. Se guardaba con mucho cuidado, cada rama dentro de un forro de papel. Medía mas o menos 1.50 de alto y se adornaban con bolas revestidas de hilo se seda rojo.
Con el tiempo el trono se partió en dos y en 1984 se reemplazó el árbol por uno de plástico que estaba de moda por aquellos años. Después mi mamá ha comprado dos árboles más de Navidad cada cual mas alto, que adorna ella cada año en la sala de la casa, esta vez con la ayuda de mi sobrino.
Esta imagen del árbol (y este estilo de adornos) es uno de los recuerdos mas característicos que tengo de la Navidad de mi niñez. Yo por mi parte, en 1981, comencé a hacer un árbol de Navidad con ramas de papel metálico de color verde que no llegue a terminar. Al igual que los nacimientos, también el tiempo va imponiendo modas en los adornos navideños, y aquellos que vi en mi niñez y cuyos colores me decían: "¡Es navidad!" ya no se ven fácilmente; pero su recuerdo sigue brillando y me hace sentir la ilusión de cuando era niño.
Les invito a escuchar el villancico O Tannenbaum (Traducido como "El abeto"), cantado por los Niños Cantores de Viena, Al igual que los adornos de los que hablamos, esta interpretación me sigue recordando las navidades de mi niñez.

1812
Con este título Pior Ilich Tchaikovsky compuso una pieza musical para conmemorar la victoria de los rusos sobre el ejército francés en el año de 1812; por ello junto con algunas piezas musicales rusas se escuchan fragmentos de "La Marsellesa", el himno nacional francés. Sobre esta pieza musical y, a fin de no pecar de plagiador, les invito a leer la reseña que trae wikipedia.
La escuché por primera vez siendo niño en un cassette que mi papá llevó a la casa, recuero que él dijo: "aquí suenan cañones". Efectivamente, esta pieza, fue escrita para que, en algunos momentos, suenen los cañones (debidamente sincronizados con la orquesta), lo cual sospecho que ha de hacer su ejecución un poco complicada.
Y usted mi amable lector dirá ¿Qué tiene que ver esto con la Navidad?
Pues, el 25 de Diciembre de 1992, al volver a casa después de asistir a Misa en Desamparados, pasaron en Canal 7, a eso de las 9.00 p.m. un Concierto realizado en 1990 con motivo de los 150 años del nacimiento de Tchaikovsky. Mis padres, mis hermanos y yo vimos ese programa sentados en la sala de mi casa en Chacra Ríos (donde vivimos hasta marzo del año siguiente). Recuerdo que se ejecutaron varias piezas: fragmentos de ballet, el final del Concierto de piano Nº 1, y... bueno, me quedé dormido. Pero desperté para escuchar la última pieza: la Obertura 1812.
Ya antes había visto conciertos (y hasta ópera) por televisión, aún recuerdo cuando siendo niño, también en cabal 7, un domingo a mediodía, vi el Concierto de violín de Tchaikovsky y en otra ocasión me "trasnoché" viendo "La flauta mágica" de Mozart.
La "1812" fue ejecutada por la Orquesta Filarmónica y la Orquesta Militar de Leningrado (que tocaba en la parte alta del teatro), ambas dirigidas por Yuri Termirkanov. Y, en la parte de afuera, cerca de la tumba del compositor, sonaron ¡cañones reales!.
La interpretación fue realmente majestuosa: nunca pensé que aquella pieza musical que oía a través de un cassette era tan impresionante, la combinación de la orquesta con la banda militar, el sonido de las campanas y los cañones, y al final fuegos artificiales para coronar la presentación.
Recuerdo que nos quedamos boquiabiertos, impresionados; por mi parte estaba conmovido. Mi papá solo dijo una palabra que lo resumió todo "Apoteósico".
Como una imagen (y un video) vale mas que mil palabras les invito a escucharlo a través del video de esa presentación que, años después, encontré en youtube.
video

¡FELIZ DÍA DE REYES!

No hay comentarios: