jueves, 25 de diciembre de 2008

VILLANCICOS ALEGRES Y HUMILDES

Desde que aprendí, en Diciembre de 1974, el villancico “Sopa le dieron al Niño” (que, como bien dice el P. Ricardo Rodríguez: “A quién se le ocurre darle sopa a un niño recién nacido”), hasta el día de hoy, he escuchado y cantado muchos villancicos: los tradicionales villancicos españoles, los del famoso disco “Ronda de Navidad” grabado por los niños del Colegio “Manuel Pardo” de Chiclayo, los de “Los Toribianitos”, los que he escuchado a “Los Niños Cantores de Viena”,… Tantos villancicos que nos dicen “Es Navidad, ha nacido Jesús”. Me he emocionado con varios de ellos (sobretodo cuando ayudaba a dar la Comunión en una Misa de Gallo mientras cantaban el “Noche de Paz” y el “Adeste fideles”, una experiencia realmente impresionante), he reído con el “Rin rin” (En el portal de Belén… han entrado los ratones, y al bueno de San José… le han roído los calzones…); y también he meditado con algunos de ellos.
Y por ello, en este día de Navidad les propongo la letra de dos villancicos, que nos pueden ayudar a meditar en el Misterio del Nacimiento de Jesús.

El primero del P. Máximo Pérez, "Ay, ay, ay los pastores", que me recuerda como Dios se hace sencillo con los sencillos, cercano a los hombres de corazón grande y generoso. Léanlo conmigo:

No sabían leer en los libros, casi nunca asistían al templo,
Que sabían cuidar solamente
sus cabras y ovejas y mirar al cielo.
No entendían porque los rabinos
discutían con rostros tan serios,
Mas sabían estar vigilantes pasando la noche sin probar el sueño.

Ay, ay, ay, los pastores; ay, ay, ay, como son
Los demás son muy sabios, ay, ay, ay, ellos no
Ay, ay, ay, los pastores, ay, ay, ay, como son
Cuando todos se duermen, ay, ay, ay, ellos no.

No se extrañan de que Dios ame al hombre,
no se extrañan de que tome su cuerpo
No se extrañan de ver Madre y Virgen,
Ellos no se extrañan de que todo sea nuevo.
Se lo cuentan los unos a otros, a José, a María y al pueblo,
Lo propagan por todas las partes,
porque para todos es el Evangelio.

Invitados por Dios al banquete no pensaron llegar los primeros,
Porque estaban muy acostumbrados
en todas las cosas a ser los postreros.
Se aprendieron el canto celeste y cantándolo siempre vivieron:
“Paz al hombre a quien Dios ama tanto,
y a Dios que nos salva la gloria en el cielo”

El segundo es de Esteban de Cegoñal. “Quiero verte en Belén”, que nos invita a contemplar al Niño Jesús en su cuna, y a dejar brotar los sentimientos del corazón:
Quiero verte en Belén porque yo necesito
Encontrar en tu rostro de Niño sonrisa y calor,
Quiero verte en Belén porque allí sin cumplidos
Podré darte un abrazo y lograr tu perdón.

QUERO VERTE SEÑOR EN BELEN
HAZME UN SITIO EN TU HUMILDE PORTAL
PORQUE QUIERO APRENDER DE TU AMOR
EL MILAGRO DE AMAR.

Quiero verte en Belén porque sigo buscando
La ilusión la inocencia y la infancia que un día perdí
Quiero verte en Belén porque vivo añorando
La emoción de unos años que pasé junto a ti.

Quiero verte en Belén porque tú eres la roca
Que le da fundamento y sentido a todo mi ser.
Quiero verte en Belén porque tu eres la fuente
Donde nacen las aguas en que apago mi sed.
Y, para terminar, les pongo estos videos donde acompaño con el teclado a los Niños del Colegio "Hermano Anselmo María", cantando "Rin rin". No cantarán como los ángeles, ni como "Los Toribianitos", pero su entusiasmo y su alegría me han alegrado el corazón en esta Navidad.


¡FELIZ NAVIDAD CON JESÚS!

2 comentarios:

Raúl dijo...

cuando somos chibolos cantamos lo que nos dicen, asi tengamos voz de pajaros con garraspera o pitos deambulantes , silplemente cantamos...ya despues solo cantamos ayudado por un mp3 o gritamos con la radio del carro a todo volumen ayudado por sendas bocanadas de cerveza :P

GIovany dijo...

CuAnDo...No..Tu..JuNtO..A..LoS..NiÑoS..Px...NuNk..kmBiArAs..Si..SiGuEs..SiEndo..UnO..CoMo..eLlOs..HaStA..AoRa..AuNk..CuAnDo..Te..EnOjaBaS..En..LaS..SeMaNaS..SanTaS..ErAs..PeOr..QuE..Un..PADrE....xD